Triunfo de la Revolución: comienzo de una era de cambios

Share Button
Por | 29 diciembre, 2015 |
0

Entrada de Fidel a La Habana A finales de 1958 el dictador Fulgencio Batista solo se preocupaba por organizar su fuga en secreto,  para lo cual ordenó la preparación de tres aviones militares DC 4 y elaboró  la lista de los compinches que lo acompañarían,  mientras su jefe de prensa divulgaba partes en los que anunciaba que los rebeldes eran derrotados en todo el país, lo cual repitieron hasta el ridículo el propio primero de enero de 1959 los principales medios estadounidenses.

Él sabía que con su ejército desmoralizado y derrotado ante las fuerzas rebeldes que habían tomado  la parte central de la Isla y acechaban Santiago de Cuba, se había acabado también  su principal mito político que ayudó a mantenerlo en el poder y que preconizaba que en Cuba se puede hacer la Revolución con el ejército o sin el ejército, pero nunca en su contra.

Debió recordar en sus últimos días en el poder cómo realizó el golpe de Estado del cuatro de septiembre de 1933,  engañó a revolucionarios que confiaron en él y desalojó de los mandos a la oficialidad tradicional que obstruía el paso a los jóvenes alistados, a  quienes repartió galones, prebendas y cargos a manos llenas.

Así  sedimentó una alta oficialidad oficial incondicional a su voluntad que lo apoyó también el 10 de marzo de 1952 y lo acompañaría hasta el final de su régimen.

Pero en el quinto piso donde funcionaba la Estación de la CIA en la moderna embajada de Estados Unidos, enchapada en mármol blanco y climatizada hasta en sus sótanos  en el Malecón  Habanero, ser urdía por primera vez desde aquel lejano 1933 en que Batista se estrenó como su principal hombre en la Habana,  una componenda contrarrevolucionaria sin su participación directa o como figura de segundo orden.

Los norteamericanos ya le habían hecho saber a Batista el ocho de diciembre por un enviado especial, que debía dejar el poder para hacer posible una solución a la crisis del país que conservara los intereses y dominación estadounidenses.

La carta bajo la manga del Departamento de Estado y la CIA sería un golpe de estado palaciego y la asunción del poder por una junta militar en La Habana, formado por generales supuestamente no comprometidos demasiado con la dictadura y tenían numerosos candidatos para escoger.

Durante los últimos cinco años que precedieron a ese invierno de 1958, habían ocurrido hechos que cambiarían el curso de la historia en Cuba.

El ataque al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba el  26 de julio de 1953, hizo emerger una nueva vanguardia revolucionaria dirigida por Fidel Castro y los jóvenes de la generación del Centenario del Apóstol,  quienes con su sangre derramada estimularon en el pueblo la esperanza  de que era posible enfrentarse con éxito a la dictadura y romper con los dogmas que inmovilizaban a los revolucionarios.

Después vendría el desembarco del Granma y el inicio de la lucha en la Sierra Maestra, junto a las acciones de  la clandestinidad en pueblos y ciudades, todo lo cual hacía inminente   la victoria del Primero de Enero de 1959.

Pero antes de eso vendría la puesta de escena preparada por el Departamento de Estado y la CIA y el primer acto le tocaría a Batista ahora  relegado a representar  un papel de segunda, cuando anunció su renuncia a las 12 de la noche del 31 de diciembre de 1958, supuestamente impelido por una junta militar y partió con sus cómplices como lo planificó.

El General Eulogio Cantillo fue la figura central del sainete de esa noche al pedir con voz engolada al dictador  y en nombre del ejército que renunciara, al hablar  siguiendo el plan de la embajada y el gobierno estadounidense en La Habana para impedir el ascenso al poder de la Revolución.

El militar, ante el hundimiento del ejército, se entrevistó con Fidel Castro  en las inmediaciones de Santiago de Cuba el 28 de diciembre y se comprometió con el líder revolucionario que  no habría golpes de estado y detendría a Batista y sublevaría a las unidades militares contra el régimen, pero no cumplió su palabra.

La componenda no tuvo éxito y el primero de enero triunfó la Revolución y el ejército de la dictadura  se rendió  en Santiago de Cuba y Santa Clara  ante el empuje de los rebeldes y la huelga general ordenada por Fidel desde la ciudad de Palma Soriano, cuando lanzó  la consigna de “Golpe militar no, Revolución sí”.

Los comandantes Camilo  Cienfuegos y  Ernesto Che Guevara ocuparían la ciudad militar de Columbia y la fortaleza de la  Cabaña los días dos y el tres de enero, respectivamente,  y Fidel sería recibido en una manifestación apoteósica  en La Habana el ocho  para iniciar una nueva era de la historia nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .