Trump necesitaba su propia guerra

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 9 enero, 2020 |
0
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, 24 de diciembre de 2019. FOTO/ AFP

Quizás envidioso de  las aventuras bélicas de  varios de sus antecesores,  Donald Trump necesitaba emprender una personal guerra de rapiña en cualquier confín.

Adicionalmente, al verse  en peligro por  el juicio político  que  amenaza  su encargo presidencial, debió acometer una acción desesperada para corregir el tiro, según él.

¡Pero de qué mala manera! Ya la opinión pública  norteamericana que le es  adicta, e incluso globalmente  se le mira a través de otro prisma desde que ordenara el asesinato del general iraní Qasem Soleimani ocurrido en Iraq.

Este comentarista resalta la horrible palabra  porque no solo sus opositores del partido demócrata, sino varios correligionarios del actual inquilino de la Casa Blanca,   desde su propio partido, insistimos, la usan porque lo ocurrido no tiene otro nombre.

Ya muchos miran con recelo a su presidente (¿electo o impuesto por las triquiñuelas electoreras?)  y lo ven con  desconfianza   porque quien asesina a mansalva  no se detiene ante nada y es importante  valorar  detenidamente la  justificación del magnate neoyorquino: “Tomamos acción para detener la guerra, no para iniciarla”.

¡Acabáramos! salvo  en las sagradas escrituras, nadie que reciba una cruel bofetada expone su otra mejilla para que vuelvan a machacarlo: jamás una persona o país manifiesta  ternura a  su ofensor.

Ultimar al reconocido y ahora venerado general iraní fue  una decisión “a pepe”, como decimos los cubanos, pues Trump la tomó sin tener en cuenta la opinión del Congreso.

Y  mire usted querido lector: precisamente  este jueves ese órgano legislativo votará una resolución   limitante de los movimientos del presidente para iniciar cualquier acto ofensivo  contra Irán. Esperemos que le aten las manos a ese orate peligroso.

Por Atilio Borón llegamos  a la reflexión de James  Carter ex presidente norteamericano: “EEUU estuvo en guerra  222  de sus 243 años de vida independiente”…!asombroso! Una simple operación aritmética  indica que  en todo ese tiempo el país norteño solo tuvo 21 años de paz.

Son más de dos siglos de tragedia, recordemos las lágrimas a uno y otro lado del océano, las  palizas en  Viet Nam y otras conflagraciones supuestamente exitosas, que no solo conllevaron el luto a los “oscuros rincones del planeta”,   sino también a cientos de miles de hogares norteamericanos temerosos ante la probable llegada de un correo militar con la  fatídica noticia de la muerte de un soldado.

Trump necesitaba emprender otra guerra para limpiarse ante su electorado y, sobre todo, instrumentarla  por  el petróleo de esa rica región del  Medio Oriente que es otro super objetivo.

Ya resuenan  voces justas  y autorizadas que se oponen a la beligerancia, pues Trump quería su propia guerra y ya la tiene,  dos bases militares yanquis fueron atacadas y se sabe cómo comienza una “bronca”, pero nunca como termina.

¡Que la razón se imponga!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *