Turismo y Comercio enfrentan sus desafíos

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 25 marzo, 2020 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Acaso con la única ventaja que proporciona a la provincia, el asimilar tradicionalmente un turismo de tránsito o de la modalidad de circuito, el sector ha logrado implementar con agilidad las medidas orientadas por el país para contener la COVID-19.

Nancy Estrada Milanés, su delegada en el territorio, informó que solo seis vacacionistas extranjeros hacen estancia en las plantas hoteleras del territorio y 254 turistas nacionales, quienes en su totalidad se ajustan al cumplimiento de las medidas establecidas, como no salida de los hospedajes (todos los cuales tienen habilitados servicios médicos las 24 horas), no acceso a discotecas y piscinas, y la restricción de solo el empleo del 50 por ciento de las capacidades en las áreas de servicio gastronómico que aún tienen vitalidad.

En casas de renta permanecen 21 turistas extranjeros, concentrados en Bayamo (10) y Manzanillo (11), quienes como medida no pueden salir de esos hospedajes, y se evalúa primero su traslado hacia los hoteles y luego hacia las ciudades por donde deben salir del país.

La provincia registra actualmente 51 residentes en el exterior que visitan a sus familiares, cuyo control debe constituir una tarea de los factores de la comunidad.

En el sector del Comercio y la gastronomía se han logrado implementar varias medidas orientadas, como la utilización solo de la mitad de las capacidades en establecimientos gastronómicos, y la entrada gradual a otras unidades como bodegas, panaderías y mercados agropecuarios.

La estrategia del ramo está orientada al control de las ventas y lograr una distribución de los productos disponibles, de tal manera que favorezca la descongestión de los establecimientos.

Sin embargo, y de acuerdo con lo que hemos constatado, todavía no se logra que las personas efectivamente guarden en las colas de los mercados ideales y tiendas recaudadoras de divisa, la distancia prudencial, aconsejable para situaciones como la que nos ocupa, y  un cambio al respecto podría ser favorecido  con mayor exigencia y por el planeado acercamiento al barrio de los productos de primera necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *