El turismo que se quiere en Cuba, a pesar de todo

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 12 febrero, 2020 |
0
FOTO/ Autor desconocido

La Habana, – Un turismo respetuoso del medio ambiente, propiciador de valores culturales e históricos, y capaz de satisfacer los intereses de los viajeros mediante la calidad de los servicios, significa hoy clave para Cuba.
Esta esfera la califican los expertos como locomotora de la economía insular, y ello parece confirmarse a juzgar por los criterios del ministro de Turismo cubano, Juan Carlos García, quien compareció ante la televisión este martes.

Como único invitado al conocido programa Mesa Redonda, el titular mantuvo viva la aspiración del Gobierno de atender en un año a cinco millones de visitantes extranjeros, pese a que ahora las metas inmediatas son menores y las presiones muchas (de parte de los Estados Unidos).

García dijo que en el anterior año Washington tomó medidas que afectaron el desarrollo del turismo en la isla. Pese al complejo escenario, agregó que llegó el país a cuatro millones 275 mil visitantes, lo que representó un decrecimiento de 9,2 por ciento con relación a 2018.

Aparecen cifras que muestran signos positivos, como los turistas-días, que aumentan en 1,1 por ciento, por tanto la labor es fuerte para enfrentar las dificultades. Este indicador tiene que ver con la estancia promedio, según la cantidad de noches que permanecen los clientes en los hoteles.

En esa cuerda, el ministro recordó que inicialmente la meta fue sobrepasar la barrera de los cinco millones de visitantes.

Para mayo anterior, cuando se realizó la Feria Internacional de Turismo, el país experimentaba un crecimiento del 35 por ciento en la modalidad de cruceros, con lo cual todo parecía indicar que llegaría a los cinco millones 100 mil turistas.

Poco después el Gobierno de Estados Unidos decidió arreciar sus trabas a la economía insular y, fundamentalmente, apuntar al turismo, recalcó.

En junio la administración de Donald Trump suspendió la modalidad de cruceros, que traía beneficios tanto al sector estatal como al particular. Esta medida significó que llegaran 600 mil turistas menos.

Y a partir del 10 de diciembre pasado, se prohibieron todos los vuelos comerciales (regulares) desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana.

Sin embargo, mercados que marcan un alza dinámica, como Rusia, muestran que los problemas, tanto marcados en Europa, como creados por Estados Unidos, pueden dejarse a un lado para impulsar una espiral que desde hace años se mantiene en ascenso.

Mencionó entonces que Canadá, primer mercado emisor de turistas, así como Rusia, que del décimo lugar pasó al cuarto, con un aumento de casi el 30 por ciento, permiten nuevas medidas y planes más consistentes.

También anotó las dificultades en mercados tradicionales como Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y España, debido a la situación económica de esos países, y a la quiebra de importantes turoperadores como Holliday Play y Tomas Cook.

Sin embargo, quizás la clave del optimismo cubano está en un desarrollo ascendente desde 1990, cuando dijo que empezaron ese año con 340 mil turistas.

En 1996 alcanzó Cuba el primer millón, después pasaron ocho años para llegar al segundo millón, y luego de 10 años el tercer millón. Desde entonces, cada dos años aumentaron un millón hasta sobrepasar los cuatro millones.

Al margen de los datos, los 300 hoteles con más de 70 mil habitaciones, y las nuevas construcciones, sobre todo en La Habana, el espíritu, atractivo y seguridad del destino, parecen elementos sobrados para justificar la confianza mostrada por el ministro en el programa televisivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *