Un Ángel con mandarria

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 6 julio, 2020 |
0
Ángel Bartolo Jerez Pérez FOTO/Orlando Fombellida Claro

Con sus potentes brazos, Ángel Bartolo Jerez Pérez manipula una mandarria de 40 libras como un martillo de juguete, y al golpear con ella, podría derribar a un búfalo de pantano.

Jerez Pérez es de elevada estatura, pesa 170 kilogramos y labora como mecánico A en el taller Hanoi, de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de equipos y talleres de la empresa de construcción y montaje (Coingex), de la provincia de Granma, sudeste de Cuba.

Camiones de  acarreo de materiales, carros-pipas, grúas autopropulsadas, buldóceres, motoniveladoras de gran porte –también pequeños denominados mini mecanización- de Coingex, cuando se averían son reparados por Ángel Bartolo y sus compañeros del taller Hanoi.

“En ocasiones hay que extraer o colocar pasadores y es preciso hacerlo a macanazo”, dice El Gordo, como cariñosamente le llaman los cercanos a él.

Durante un receso de una jornada de trabajo voluntario dominical, Ángel Bartolo cuenta a La Demajagua que su primer oficio fue el de soldador, ejercido “durante 10 años en la construcción de la planta de níquel Ernesto Che Guevara, de Moa, lo que me afectó la vista”.

Por ese motivo, añade, lo iban a declarar interrupto laboralmente, por lo que “pedí que me mandaran a estudiar algo que sí pudiera hacer y fui enviado al ITH (Instituto Técnico de Holguín) donde estudié mecánica, salí satisfactoriamente y desde entonces trabajo como mecánico hasta hoy”.

Ángel Bartolo acumula 25 años de labor en el sector de la construcción, en el que piensa permanecer hasta su jubilación “pero si al llegar el momento de jubilarme (dentro de 11 años) y  puedo rendir un poquito más, sigo, pues esto es la vida mía”.

Además de mecánico, El Gordo es pintor de equipos automotores e “innovador destacado, mejor trabajador, con el que se puede contar para cualquier tarea en todo momento”, resalta Gretel Ferrer Mora, directora de la UEB de equipos y talleres de Coingex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *