Un bayamés junto a Albert Einstein (fragmentos)

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 3 abril, 2021 |
0
Foto LUIS CARLOS PALACIOS LEYVA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los recuerdos y la historia de nuestro Bayamo colmaron, con los años, la copa de la vida: experiencias, dolores y alegrías, nutren las peripecias que fortalecen las puras esencias de nuestra identidad.

La investigadora bayamesa Yolanda Aguilera Iglesias precisa que  algunos escritos de la época testifican que su coterráneo “Benjamín Muñoz Ginarte: emprendedor músico, escritor, compositor, astrónomo, ingeniero civil y agrónomo, nacido el 26 de mayo de 1869 está registrado como el único bayamés que acompañó al Premio “Nobel de Física Albert  Einstein las 24 horas que pasó en Cuba en el año 1930.

“Benjamin fue, autor de varios libros: presentó un tratado de agricultura cubana, contribución importantísima al acervo de la cultura nacional,  formuló estudios sobre la Influencia de la Astronomía en el libre pensamiento y aunque dedicado por entero al cultivo de la ciencia compartió su tiempo con   la música.

“Hijo de Manuel Muñoz Cedeño, orquestador del Himno Nacional, fue un artista discutido por directores de conjuntos bailables en boga, quiso conocer otras tierras y viajó por Sudamérica, como violín concertino, en una compañía lírica de ópera italiana.

“La empresa quebró en Perú y regresó a la patria con el escaso aporte  generado por su instrumento salvador e inicia una aventura, hacia La Habana, con la resolución de progresar.

Ruda es la tarea  y los ingresos no pueden venirle como el maná del desierto, se integra al trabajo musical de la liturgia y los graves acentos del canto gregoriano…

“Era además escritor, conferenciante, maestro masón fue autor de varios libros: presenta un tratado de Agricultura Cubana que constituye, en ese sector, una contribución importantísima al acervo  de la cultura nacional.

“Durante la Revolución contra el Presidente Gerardo Machado, ni aun por tratarse de un ciudadano alejado de la política imperante dejó de hincarle la garra envenenada al tirano, en aquel pandemónium de injusticia y fue encerrado en la cárcel.

“Con la salud quebrantada pasó los días en la enfermería del penal, leyendo la Teoría de la Relatividad de Einstein, hasta que fue liberado por las gestiones del ingeniero Rionda, entonces secretario de la agricultura, quien junto al Presidente de la República, coronel Carlos Mendieta, le pidieron disculpas y ordenaron su reposición en el cargo de Inspector General de Agricultura.

“Muñoz Ginarte falleció el 1 de octubre de 1947”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *