Un enemigo en casa (+fotos, audios y video)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 12 noviembre, 2019 |
0

En casas y oficinas, parques o plazas, existen lámparas fluorescentes y focos de bajo consumo de electricidad. El problema con estos aditamentos es cuando dejan de cumplir su vida útil, y son tirados, quebrados o esparcidos sus vidrios por cualquier lugar, sin tomar en cuenta las nocivas consecuencias de estos actos.

Más allá de las afectaciones provocadas por la cortadura, lapeligrosidad, explican fuentes especializadas, radica en que las lámparas contienen polvo de mercurio, metal noble altamente tóxico para la salud del ser humano que al inhalarse se interna en el organismo y como todo metal, es difícil que sea despedido; además es acumulativo.

Mercurio

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mercurio puede ser tóxico para el ambiente y los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos.

Está presente en pilas, termómetros y barómetros, lámparas de cierto tipo, amalgamas dentales, algunos productos cosméticos y también farmacéuticos.

En aras de controlar la generación, disposición y destino final de estos y otros desechos peligrosos que se generan en Granma, la delegación territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) convoca a entidades y organismos del estado a participar en el proceso de declaración jurada de desechos peligrosos, que tendrá lugar  del 15 al 30 de noviembre en la oficina de regulación ambiental .

Ello permitirá decidir si estos desechos se reutilizarán, almacenarán o incinerarán,  como los que se suceden en las áreas de salud; o entregados a terceros como Cupet, centrales azucareros y materias primas”, explicó Yanet Toledo Fleitas,  especialista en desechos peligrosos del Citma.

 

Entre los desechos peligrosos más comunes encontramos los aceites usados, la chatarra electrónica, los desechos de plomo y sus compuestos;  aguas oleosas; los biológicos generados en las áreas de salud como jeringuillas, apósitos, agujas; los de origen industrial (en este caso se hace referencia a las mezclas ácidas y básicas, generadas del proceso de limpiezas de las industrias azucareras); los productos químicos caducados u ociosos; los de origen galvánico; las lámparas fluorescentes, entre otros.

Del 15 al 30 de noviembre, proceso de Declaración jurada de desechos peligrosos en la Oficina de regulación ambiental del Citma, en Granma.

Publicado por Anaisis Hidalgo Rodríguez en Martes, 12 de noviembre de 2019

Los desechos peligrosos, alertó la especialista del Citma, unidad rectora de esta actividad, deben estar identificados y en un local cerrado, con acceso limitado; nunca sobre el piso, sino sobre parles y con barreras de contención para evitar en caso de derrame, incidentes y accidentes.

Es importante no mezclar desechos comunes con peligrosos, en cuyo caso los primeros se tornarían igualmente dañinos.

En aras de hacer más efectivo el proceso, la delegación del Citma ha efectuado capacitaciones a las entidades con gran generación de desechos peligrosos, y acciones de  divulgación.

“Se promedia que 280 entidades de Granma participen en el proceso de declaración jurada de desechos peligrosos al cual deben presentar el nuevo modelo de la declaración jurada que contiene además, una evaluación de la unidad sobre el cumplimiento de dichas medidas.

“Las entidades no se presenten al proceso serán sancionadas según lo establecido por la legislación vigente”, alertó Yanet Toledo Fleitas.

Los desechos peligrosos son todas aquellas sustancias, materiales u objetos generados por
cualquier actividad que, por sus características físicas, biológicas o químicas, puedan
representar un peligro para el medio ambiente y la salud humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *