Un jardinero de amor

Share Button
Por Juan Manuel Reyes Alcolea | 23 diciembre, 2019 |
0
FOTO/ Rafael Martínez

Hablar de ti hoy sería,

Maestro, como lanzar

nave de sueño a cruzar

la más dulce cerventía.

Crezca siempre esta armonía

entre los educadores,

aguerridos forjadores

que  la cultura encaminan

con firmeza y no caminan

por una senda de flores.

 

A golpe de inteligencia,

sueños, ternura y calor,

la moral del profesor

le da un abrazo a la ciencia.

Pedagógica insistencia

que a nuestra lluvia no estanca

y para todo el que arranca

enseñanza en su delirio,

Martí le regala un lirio,

un nardo, una rosa blanca.

 

Veo en cada profesor

a un hermano grande nuestro,

mezcla de padre, maestro,

gran consejero, tutor;

un jardinero de amor,

¡ah!, pero qué jardinero.

¡Cómo cuida su cantero

ese que nunca es lesivo!

Es el evangelio vivo

de la Luz y Caballero.

 

¡Qué dosis de inteligencia

puesta al servicio del hombre!

Hombre en la extensión del nombre

campana de independencia.

Tú, sembrador de conciencia,

chispa en la que centelleas.

No hay difíciles tareas

para los educadores

y son francos tiradores

en la batalla de ideas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *