¡Un lugar para tomarse un 10! (+ fotos y videos)

Share Button
Por Geidis Arias Peña | 4 julio, 2017 |
1

En esta época del año, Luis Alberto García Reyes deja a un lado el ambiente citadino que le ha visto crecer y recorre 34 kilómetros en busca del río Nagua, rodeado de mambú y grandes rocas al interior de la Sierra Maestra, en el municipio de Bartolomé Masó.

“Aire puro, agua pura y las amistades que tengo aquí”, lo hacen repetir la visita, revela el joven residente en Manzanillo listo para zambullirse de nuevo.

Justo allí, se localiza el campismo La Sierrita, el primero de su tipo inaugurado en Granma en 1982, puente entre excursionistas como Luis Alberto y la vida campestre, tradicional e histórica del territorio, sobre todo en los meses de verano, período de mayor confluencia de público.

DESCANSO DIVERTIDO

La Sierrita, en Bartolomé Masó, es una de las principales opci…

La Sierrita, en Bartolomé Masó, es una de las principales opciones para los campistas en este verano.

Publicado por La Demajagua en Martes, 4 de julio de 2017

“Hay un grupo de opciones recreativas en la instalación, fundamentalmente el área de baño, con un ambiente natural muy agradable”, expresó Alberto Vargas Orozco, director de la entidad.

“Contamos con mesas para que los clientes puedan jugar dominó, dama, parchí, ajedrez y otros, se pone también la net en el río a disposición de los campistas; hacemos el festival del papalote y la pesca, la tracción de la soga, la monta a caballo y shows”, agregó Vargas Orozco.

Otras propuestas la integran el mirador Pico Turquino, una novedad para la etapa estival, construido de manera rudimentaria, con tablas y zinc, “donde en el horario de siete y media a  9:00 de la mañana se puede ver esta elevación, la más alta de Cuba”, apuntó.

Asimismo, la excursión a La Cascada sobresale entre las actividades de recreo “del agrado de los clientes, se ubica a unos seis kilómetros del centro, en la localidad Colorado.

“A los campistas se les hace la oferta martes y viernes, la cual incluye una mochila con refresco, agua, bocaditos, es decir, un suplemento para pasar el día; salen alrededor de las 8:00 de la mañana y a las 2:00 de la tarde están en la instalación y adquieren el almuerzo”, destacó.

“Pensamos más adelante potenciar la excursión con casas de campañas, llevar más aseguramientos logísticos para dar mejores condiciones a la gente. Queremos, además, venderla como un paquete turístico.

“Durante la trayectoria, el excursionista encontrará “un atractivo natural envidiable, está en contacto directo con el entorno, puede ver y escuchar el tomeguín, la tojosa, el sinsonte, la paloma rabiche, la cartacuba, el ruiseñor, el tocoro, entre otras aves.

“También diferentes especies de  orquídeas y helechos; se disfruta también de las frutas típicas de la región como el mango, la piña y la guayaba”, precisó.

Algo así, es sin duda un desestresante natural, que acompañado de confort y una exquisitez culinaria -reconocida en la ocasión- equilibra emociones.

ESPIRITUALIDAD

Vacacionistas opinan sobre el servicio en la base de campismo …

Vacacionistas opinan sobre el servicio en la base de campismo de La Sierrita, Bartolomé Masó.

Publicado por La Demajagua en Martes, 4 de julio de 2017

Esta sensación la encontró Alfredo Vázquez Cabrera, quien, por vez primera, llega a la entidad recreativa y asegura que todo está elegante y existe un buen cuidado y conservación de las áreas con respecto a otras instalaciones dentro y fuera de Granma.

La Sierrita, única base destina al turismo nacional e internacional en la provincia, cuenta con 27 habitaciones, 12 de ellas tienen calentadores solares de agua, todas televisores con entrada de USB, ventiladores, y a razón de un minibar a petición del cliente.

“Ha sido una tarea ardua de este colectivo. Nos hemos enfrascado en prepararnos para este verano, las cabañas fueron pintadas, las que tenían afectaciones fueron reparadas, se sustituyó la red hidrosanitaria de barro por  PBC”, menciona el director.

Sin embargo, la exquisitez puede perderse si se deja a un lado la preocupación por el deteriorado del kilómetro  que conduce a la base, casi preferible transitarlo a pie,  en aras de evitar el molesto brinco de los baches.

“Si hay algo que afecta a esta instalación es el camino. Nosotros el año pasado teníamos de plan un  millón 127 mil pesos, hicimos un un millón 133 mil pesos, pero estoy convencido que si las condiciones del  camino estuvieran mejor los ingresos fueran mucho mejor”, acotó Vargas Orozco.

El campismo durante el verano sobrepasa sus 78 capacidades y constituye,  por su proximidad, punto de partida a destinos históricos codiciados, como el Turquino y la Comandancia de La Plata del Ejército Rebelde, lo que amerita una respuesta inmediata.

DESPUÉS DEL 10

Negro, como llaman a Luis Alberto cariñosamente en el campismo, cuando va de vuelta a casa, lleva una mezcla de nostalgia y alegría visible, pero sobre el recuerdo de excelentes días de río y diversión que le sacan sonrisas en la soledad y los pesares de la rutina en el puerto de Manzanillo, donde trabaja.

En La Sierrita el buen trato está garantizado afirman los clientes, mas reitero,  solo resta extender la atención a los “tropiezos” de la trayectoria para que abunden las visitas, hoy en la preferencia, de vecinos de Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba, Camagüey y lleguen de otras partes de Cuba y  del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *