Una historia que contar

Share Button
Por Redacción La Demajagua | 21 septiembre, 2020 |
1
FOTO/ Tomada del perfil Círculo Infantil “Semillitas del ALBA” Bayamo. Granma

El protagonista de mi historia es apenas un niño de dos años y seis meses y se hace nombrar Sian Alejandro. Asiste al Círculo Infantil “Semillitas del ALBA” del municipio Bayamo, provincia Granma, específicamente al segundo año de vida.

La seño se acerca, le habla despacio, Sian no responde pero sus ojos lo hacen. Cuando nació contrajo una bronconeumonía por lo que fue medicado pero sufrió una complicación, pérdida de la audición.
Sin embargo no fue hasta este entonces, cuando sus padres descubrieron lo que ocurría con él. Cuando matricula en el círculo infantil sus seños advierten de un extraño comportamiento, se mantenía aislado de sus amiguitos y no respondía al ser llamado por su nombre.
Rápidamente la educadora responsable del salón le da a conocer a los padres lo que estaba sucediendo con el niño, y los mismos muy preocupados lo llevan al especialista y como era de esperar fue diagnosticado con una sordera moderada, que lo obliga a permanecer con una prótesis auditiva.
A su madre se le vino el mundo abajo, llora, se angustia, pero Sian tiene mucha suerte, pues ha nacido en Cuba, donde la educación no es un privilegio si no un derecho. Tendrá una vida normal en su círculo infantil, gracias a la inclusión educativa que es entendida como una concepción que reconoce el derecho de todos a una educación de calidad independientemente de sus particularidades y características.
La Educación inclusiva en Cuba es una prioridad, más de 10 mil niños con discapacidad estudian en la enseñanza regular, ello significa que están incluidos pero atendidos individualmente de acuerdo a sus necesidades. Sian seguirá siendo un niño feliz porque cuando eliges la esperanza, todo es posible.
Texto: Yanelkys Llera (Comunicadora Institucional)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Gracias La Demajagua por compartir esta historia. Sian hoy es un niño feliz juntos a sus amiguitos en el círculo infantil y, aunque presenta problemas auditivos ha sido beneficiado por una educación inclusiva, porque por suerte, ha nacido en Cuba.