Pequeña sonrisa que enamora

Share Button
Por Yanelkys Llera Céspedes | 4 diciembre, 2020 |
2
FOTO/ Yanelkys Llera Céspedes

Tomarle una foto resulta muy fácil. Aunque no le conozcas, te enamora con una sonrisa. Su nombre es Lean Yamil Rodríguez Reyes, y reside desde los dos años de vida en el Hogar de Niños sin Amparo Familiar (0-6) en Bayamo, provincia de Granma.

Al nacer sufrió una parálisis cerebral infantil (PCI) que lo mantiene en una silla de ruedas. Sin embargo Yamil, recibe los beneficios de una Cuba soberana. Debido a su situación, es llevado de lunes a viernes a la Sala de Rehabilitación, donde es atendido por el fisiatra que fortalece, mediante ejercicios, el desarrollo físico motor.
Además, cuenta con seguimiento por una logopeda, que insiste en la pronunciación correcta de las palabras, mientras cuatro educadoras (dos diurnas y dos nocturnas) junto a una enfermera, están a su cargo y sus otros cinco “hermanitos” durante las 24 horas, ninguno con la condición de Yamil.
El gobierno cubano prioriza la atención a niños, adolescentes y jóvenes sin amparo familiar, brindándole educación, alimentación, atención médica y al rebasar la edad adulta los incorpora a la sociedad.
Las seños que laboran en esta casa incorporan diariamente al resto de los infantes al círculo infantil. En el caso de Yamil, le imparten las actividades del programa educativo de la Primera Infancia en el mismo hogar, teniendo en cuenta que posee un desarrollo intelectual normal.
Le apasionan los trenes a este pequeño de 4 años, que juega a ser maquinista, y en su afán de caminar, mueve las piernas sin parar, se relaciona con todos los que le rodean, llevando siempre en su rostro, una sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que Felicidad tiene Lean Yamil con una parálisis cerebral infantil (PCI) esto solo se puede vivir en una Revolución como la Nuestra que la tenemos , la cuidamos y luchamos por mantenerla dia a dia y no la cambio por nada ….porque como esta no hay otra. mi hija al nacer sufrio una (PCI), gracias a esta Revolución y a las atenciones que recibio en la sala de rehabilitación; hoy mi hija solo con 18 años ya, realizo sus estudios en el IPVCE Silberto Alvarez Aroche y continuará sus estudios en la UCI, todo esto se lo agradesco a esta REVOLUCIÓN, de lo contrario que fuera hoy de mi hija.