Una vida dedicada al servicio de los seres humanos

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 19 abril, 2018 |
1
FOTO Diana Iglesias Aguilar

Ni las duras espinas que le crecen a la existencia, ni las serias limitaciones visuales con que nació, han impedido que América dedique casi todo su tiempo a estudiar e investigar en aras de ofrecer apoyo y orientación  sicológica a cuántos lo necesiten.

Y estudió la carrera que no era considerada ciencia en su hogar, donde imperaba, sin dogmas, la sabiduría paterna, un hombre doctorado en Filosofía y Letras, pedagogo, maestro de las ciencias exactas,  poeta cultísimo y conocedor sin límites de las artes y la cultura cubana de quién su única hija pretendió alejarse.

El paradigma siempre caló en América, por aquello de que huir de su propio destino no tiene lógica. Ella,  no una réplica, pero exigente como su papá, cumple la máxima de que el que no vive para servir no sirve para vivir, por eso la entrega al prójimo es la hoja de ruta diaria.

Graduada en la Universidad Central de Las Villas en 1988 y Máster en Intervención Comunitaria en los Procesos Correctores Comunitarios, fungió como psicóloga en el Centro Provincial de Medicina Deportiva, luego varios lustros en el Centro Provincial de Educación para la Salud, desplegando una importante actividad en el cuidado de la salud sexual y reproductiva de la población fundamentalmente de los jóvenes.

Sin embargo, lo que más alienta a América, motiva y desvela, es quizá la labor menos conocida: la atención  a niños, niñas y adolescentes con Síndrome de Down y sus familias, acciones que realiza sin recibir remuneración en sus ratos libres en coordinación con la asociación católica Cáritas.

Como fruto de años dedicada a la investigación de las relaciones familiares en hogares donde nace un niño con este padecimiento, en el 2012, la Editorial Académica Española publicó su libro Significado del nacimiento de un hijo-a con Síndrome Down.

Cultora del don de la poesía y la escritura, como su padre, el extinto profesor José Santoya, recordado en Bayamo por varias generaciones, por su carisma y enseñanzas. Desde la creación literaria ayuda también a reponerse y salvarse las almas.

El cuaderno Confidencias de mujeres. Del dolor al crecimiento personal, publicado en 2011 por Ediciones Bayamo, resulta un ejercicio de orientación dirigido a la mujer en edad madura y por ende a la familia. Resultado del estudio de un segmento poblacional urgido de aconsejamiento y atención desde las ciencias que se ocupan de conservar la salud mental.

Éxito rotundo de ventas obtuvo este volumen, que merece ser reeditado si encuentra sensibilidad entre los decisores. Muy oportuno sería volverlo a tener en las manos de los muchos lectores que no alcanzaron la escasa tirada inicial.

Dedicada a rescatar el patrimonio cultural oriental, ha tenido valiosa experiencia en una práctica cultural extendida hasta nuestros días: la despedida de duelo. Con fina sensibilidad y alta responsabilidad asume hilvanar unas palabras de agradecimiento a los que acompañan a los dolientes, resaltando los valores de los difuntos, acción que si bien no reconforta, alivia el duro momento a los familiares.

Se da no solo desde la consulta y el trabajo cara a cara con jóvenes y adolescentes, llega a ellos con la musicalidad impregnada en la poesía y la narrativa de cuentos cortos. Dejando en ellos mensajes, enseñanzas. En el 2008 el relato Miradas fue galardonado con el Segundo Premio en la IX Edición del Concurso Vértice de cuentos breves

América, además, ha obtenido diversos reconocimientos en eventos literarios y de música, entre ellos el Concurso Presencia y vida de Sindo Garay. Entre los proyectos  inéditos de la incansable creadora se encuentran Ellos también sufren. Una mirada a la masculinidad; Cuentos picantes de amor y La gente que amo.

Con la palabra o las letras rimadas o en prosa, de cualquier manera América dedica su existencia a ayudar a otros a propulsar el crecimiento personal. Un ejemplo de mujer contemporánea, en la que también se juntan los roles de hija, esposa, madre, abuela signados por el profundo humanismo del mismo ser.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Pero faltan muchas cosas por decir,que sería imposible abarcar en un medio. Excelente amiga,sensibilidad exquisita y entrega absoluta .vocación de servir. Ejemplo de ser humano. Los que la conocemos la admiramos mucho. Para ella, su familia y sus pacientes lo mejor,desde mi corazón. Llevo más de cuarenta años siendo su amida. Ha sido eso un regalo maravilloso de la vida.gracias a la periodista que escribió el artículo