Una voz radial nacida en la Sierra

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 23 febrero, 2016 |
0

Radio RebeldeEra el 24 de febrero de 1958 y una nueva contienda comenzaba en las mismas entrañas de la Sierra Maestra. Sesenta y tres años después del reinicio de las luchas por la independencia los cubanos se lanzaban a otra guerra, la cual se uniría a la armada pero con la peculiaridad de tener como escenario el campo mediático e informativo.

Nacía de esta forma Radio Rebelde, la voz del Ejército de verde olivo, planta radial que desde su fundación combatió la desinformación, arrojo luz sobre temas tergiversados por los batistianos y esparció la verdad con su mensaje claro y preciso por toda Cuba.

A la iniciativa del Che se debe su fundación, quien solicita al Movimiento 26 de Julio el envío de los equipos necesarios para instalar una emisora en la Sierra Maestra.

Para fortuna de los barbudos el día 16 de febrero de 1958 llegan los equipos a la comandancia del Che, entre los que se encontraban un transmisor de la marca Collins, modelo 32-V-2, de mediana potencia, de unos 120-130 watts. Una planta eléctrica de la marca Onan, de un kilowatt de potencia, fue utilizada para alimentar el transmisor, un tocadiscos y un bombillo.

La primera transmisión se realizó desde los Altos de Conrado, en el actual municipio granmense de Buey Arriba. Allí es nombrado Luis Orlando Rodríguez como director de Radio Rebelde y seleccionados Orestes Valera y Ricardo Martínez como locutores.

El debut mediático duró alrededor de 20 minutos y abrió con el himno invasor. En esa jornada histórica se hizo mención a los compañeros muertos en el combate de Pino del Agua II, algunas acciones, escaramuzas y emboscadas de la columna del Che y se lee un editorial dedicado a la fecha del 24 de febrero de 1895.

Asimismo, se anunció una conferencia titulada “sanidad en la Sierra Maestra y se hizo un comentario sobre el surgimiento de Radio Rebelde, como órgano oficial del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

Las cinco de la tarde y las nueve de la noche era el momento escogido para esparcir por el éter la señal insurgente, transmitida en la banda de 20 metros, utilizada para comunicaciones de larga distancia, por lo cual en los territorios más cercanos no se escuchaba en sus inicios.

El 15 de abril se convierte en un día histórico, pues Fidel Castro Ruz realiza su primera alocución por la novel emisora y en su mensaje lleva el estímulo y el aliento a los combatientes no solo de la Sierra, quienes ya conocen las noticias del fracaso de la huelga de abril, sino al llano que ha padecido directamente ese revés.

En sus declaraciones expone la necesidad de redoblar los esfuerzos contra la tiranía y señala, con visión profética, que vendría una gran ofensiva de la tiranía y constituía un imperativo empezar a adoptar medidas para rechazarla.

Desde sus inicios definiría su línea editorial: Radio Rebelde surge para contribuir a la orientación necesaria y útil del pueblo en esta hora decisiva de la patria, para dar a conocer la intención verdadera de esta lucha y fomentar y practicar la virtud donde quiera que se le encuentre…

Su creación no solo sería para informar al pueblo, pues también cumplió la misión de comunicar a los diferentes frentes guerrilleros. Todo ello en condiciones sumamente difíciles, pues los medios de comunicación pertenecían a la estructura de dominación neocolonial impuesta por el imperialismo norteamericano y reforzada por la tiranía.

Los días 16 y 17 de abril Fidel Castro ordena trasladar e instalar Radio Rebelde en La Plata, empresa que es cumplida en 13 días. El movimiento de la emisora es una de las medidas que Fidel empieza a adoptar para rechazar la ofensiva y tener comunicación directa con el pueblo.

Las transmisiones se reiniciaron el primero de mayo y a partir de ese momento se anuncia cada movimiento de las fuerzas enemigas, ocupadas en comenzar la ofensiva para destruir a los barbudos.

Durante la ofensiva la emisora se convierte en un punto estratégico que el enemigo trata de interferir y localizar, pues su impacto como medio de difusión era tremendo. Se bombardeó mucho, pero nunca hicieron blanco en la estación.

Posteriormente se fueron multiplicando las plantas radiales en los diferentes frentes orientales hasta alcanzar la cifra de 18, las cuales estaban en sintonía con Radio Rebelde y ampliaron su alcance.

A medida que fue creciendo la planta radial numerosas emisoras comerciales latinoamericanas retransmitían los programas e informaciones de Radio Rebelde. Así se pudo burlar las interferencias hechas por el enemigo y salir por muchas emisoras a la vez.

El 20 de noviembre de 1958 Radio Rebelde baja al llano. Transcurridos 10 o 15 días Fidel Castro ordena trasladar la estación para las Minas de Charco Redondo. Paulatinamente se le fueron sumando la planta de la Columna 8 Ciro Redondo, comandada por el Che y que operaba en las Villas, y la de la Columna 2 Antonio Maceo, liderada por Camilo Cienfuegos y localizada al norte de la referida zona.

De esta manera el Ejército Rebelde alcanza la cifra de 32 plantas de radio en todos los frentes de combate.

En las Minas de Charco Redondo se reorganiza nuevamente la radio y se le ponen nuevas siglas a todas las estaciones, además de adjudicarles nombres de acuerdo con el de su columna. Los horarios de transmisión fueron fijados y cada una de las frecuencias.

En la noche del 29 de diciembre, después de las transmisiones, Radio Rebelde se traslada para Palma Soriano. Desde allí el 1 de enero de 1959 Fidel Castro les da instrucciones a todos los comandantes del ejército rebelde y al pueblo para impedir que la victoria les fuera arrebatada por una conspiración militar y otras jugadas sucias. Como nunca antes fue valiosa la misión esclarecedora e informativa de esa radioemisora nacida en la Sierra Maestra.

Hoy Radio Rebelde es una de las principales emisoras de Cuba, pues su rica y variada programación le ha ganado adeptos dentro y fuera del país. Si años atrás Rebelde, como también se le conoce, marchaba al ritmo de la guerra, hoy- como dice uno de sus slogans- marcha al ritmo de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *