Universitarios cubanos protestan contra actos subversivos de EE.UU

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 23 septiembre, 2016 |
6

La Habana.- Jóvenes de la Universidad de La Habana (UH) protagonizaron hoy un acto de protesta contra el programa estadounidense de becas World Learning para formar líderes de opinión que trabajen a su favor en Cuba.

En su intervención, el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) del alto centro de estudios, Raúl Palmero, recordó que estas becas cuentan con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), organización implicada en campañas de desestabilización en Cuba.

El dirigente advirtió que las autoridades de la UH no se oponen al intercambio académico ni a que jóvenes cubanos estudien en el extranjero, pero explicó cómo este tipo de iniciativas pretenden crear una mentalidad contraria a la Revolución entre los estudiantes y promover cambios en el orden interno del sistema social cubano.

Por su parte, el ensayista y periodista Enrique Ubieta explicó que éstos programas no pretenden destruir desde adentro al gobierno cubano, sino al sistema social en su conjunto, que es el sustento de la soberanía, la democracia y la justicia de que hoy gozan los ciudadanos.

Desde agosto de 2015, World Learning capta a jóvenes de la isla entre 16 y 18 años para un curso de verano, una estancia de dos meses en Estados Unidos que comprende visitas a escuelas y a organizaciones comunitarias, así como la elaboración de un proyecto final con las acciones que, como caballo de Troya, implementarán tras el regreso.

Para la captación en julio último viajaron a La Habana, con tarjetas de turistas, tres ciudadanos panameños y uno español residente en Panamá, quienes fueron contratados por una directiva estadounidense de la World Learning.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. En todo esto, en una cosa tenemos que estar claros, y es en que dificilmente el Imperio haga algo que no sea para sacarle beneficio, y mas cuando se trata de la cuba socialista. Esto que hace con los estudiantes universitarios cubanos esta claro que se trata “de un regalo envenenado”. Captan a esos jovenes, lo estrenan, les transforman la mente para luego utilizarlos como punta de lanza contra la revolucion….El Che lo decia, no se puede creer en el imperialismo “ni un tantico asi”. Ahora, en verdad Estados Unidos esta interesado en ayudar al pueblo cubano, entonces debe comenzar con eliminar, de una vez y para siempre, su equivocada politica contra la isla, la cual ha tratado de asfixiar por todos los medios disponibles sin que sus propositos puedan hacerlos realidad. Es cierto que en los ultimos tiempos ha flexibilizado algunas medidas, pero esto no es suficiente…Lo que ha habido por parte de los EEUU es un cambio de politica hacia Cuba tomando en cuienta el fracaso del bloqueo. Como no ha podido vencer a la Revolucion a traves de este mecanismo de presion, ahora utiliza otros metodos, como este de preparar a jovenes para que estos, en el manana, sigan sus planes de derrotar al socialismo y la revolucion, eso es lo que veo con esta y otreas iniciativas. Pero esta claro que con Cuba no podran por mas intentos que hagan. Los jovenes cubanos son jovenes conscientes de su papel ante la sociedad y con su pueblo. Es decir que, una vez mas, su politica esta condenada al fracaso como otras tantas que han ejecutado en los ultimos 50 anos.

  2. ¿Por qué liderazgo? ¿No podría ser una superación en ingeniería, algo científico o biotecnológico? ¿Algo realmente aprovechable? Los líderes no se fabrican, nacen espontáneamente, los eligen sus compañeros por sus cualidades y capacidades, y luego, se preparan y adquieren conocimientos para desempeñar mejor sus responsabilidades. ¿Para ser líderes de qué y de quiénes preparan esos cursos?

  3. No se de otros países, aunque teniendo en cuenta la ardua batalla cultural en la que se encuentran tantas naciones para defender su identidad, tradición e historia ante los apabullantes “valores norteamericanos” y el “american way of life”, creo que todas los países deberían dudar de la misma manera; en lo que respecta a Cuba han sido muy claros desde siempre: la Revolución cubana, a 90 millas de sus costas, es una espina histórica muy onda, una herida tajante a su orgullo imperial y la intención de siempre es socavarla, lo continuará siendo; e influir en la juventud, de la manera que ellos crean posible y artimañen para cambiar los destinos de la Isla (no van a conseguirlo), es parte de su modus operandi.

  4. Siglos de historia en las relaciones Cuba-Estados Unidos, muchísimo antes del triunfo de la Revolución, han demostrado que no existe ni asomo de bondad o ingenuidad en las intenciones del gobierno norteamericano hacia la Isla en ningún sentido, proyectos con verdadero impulso humanitario y solidaridad entrañable hacia Cuba como los Pastores por la Paz (Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria), a la cual se le revocó recientemente el estatus libre de gravámenes, han sido perseguidos y cuestionados por ese mismo gobierno que pretende extender una mano generosa.

  5. No debemos tener temor alguno. Los jóvenes que asistieron a la beca de este verano han venido enriquecidos [aunque los asistentes no hayan sido seleccionados por la oficialidad política-estatal] . Conozco a uno de estos jóvenes. No demos demasiada vida a los fantasmas. Los peligros deformadores de nuestros jóvenes acechan, y no precisamente en otro país. Este de la beca World Learning, se está enfocando como un asunto de seguridad nacional y, más que animar a la juventud a ir contra esas becas [¿prepararlos para decir No a asistir a cualquier beca que se ofrezca desde el Norte?] será más útil y saludable informar de los pormenores, en mayor parte, por boca de los protagonistas que asistieron y celebrar lo mejor de ese suceso. No será correcto que nadie hable por ellos en ninguna de las tribunas ni que se señale con el dedo a alguno de esos jóvenes. A los 18 se toman las más importantes decisiones: iniciamos el servicio militar, tal vez en una guerra de verdad [Angola, p.ej.], decidimos una carrera, hicimos el amor, bebimos, fumamos, se tiene un primer hijo … nuestros hijos no son tan tontos como para acatar todo lo que un extraño le aconseje. A su manera filtran y depuran.
    Estados Unidos tiene un plan de becas para jóvenes de todo el mundo desde muchos años atrás. Los cursos cortos de verano [gratuitos] como el de World Learning, son usuales. Similar hacen otros países, incluida Cuba. Inevitablemente cada país deja una huella en cada una de las personas que estudiaron en ellos. Es parte de la necesaria diversidad y del enriquecimiento propio con parte de las riquezas [y penurias] ajenas.
    ¿Cuba tiene algún tipo de intercambio de becas similares con otros países?¿donde encontrar la convocatoria?
    Más de 800 mil jóvenes del mundo estudian en universidades norteamericanas [costeados por los gobiernos o fundaciones de sus países de origen, o por ellos mismos, a veces con hasta el 100 % de descuento de la factura]. Quienes pagan por estudiar en los EEUU no es solo por la fatua aspiración del nombre de una universidad. No vale poner en dudas los altísimos niveles de las universidades norteamericanas [en una de las cuales se doctoró el actual presidente de Ecuador, Rafael Correa como parte del intercambio académico entre naciones ¿se convirtió en instrumento de los yanquis?].
    A Cuba le hará más bien que la juventud vea por sí misma, asumiendo riesgos, a que esa misma juventud descubra, más temprano que tarde, que ha sido limitada, empujada o engañada por los suyos.

    1. Nadie puede negar que conocer otras realidades siempre resulta enriquecedor; pero no se trata de eso. A estas alturas no debemos ser ingenuos. No es con ingenuidad con lo que Cuba ha logrado mantener su proyecto socialista tan cerca de la mayor potencia capitalista mundial.

      Tampoco el centro del asunto está en que si la selección fue “oficialista” o no lo fue, ni nadie dice que los muchachos que viajaron son “malos”, ni será –seguramente- una campaña de repudio contra ellos, sino contra quienes orquestan estas acciones.

      También conozco a algunos de los jóvenes escogidos, todos ellos excelentes estudiantes, dirigentes de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, con alto rendimiento escolar, etc, etc, etc.
      Y hablaba de no ser ingenuos, porque el error estaría en creer que tales acciones de supuestas (o reales) ONGs son simples “fantasmas” y que las organizaciones estudiantiles cubanas “están exagerando”.

      El presidente Obama y otros altos dirigentes del gobierno de los Estados Unidos han dicho y reiterado que el acercamiento diplomático Washington-La Habana no significa que las autoridades estadounidenses renuncien a destruir la revolución cubana; de ninguna manera, el propósito sigue siendo el mismo, solo cambian los métodos.

      En fecha tan temprana como el 19 de diciembre de 2014, solo dos días después de anunciar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas EEUU-Cuba, el presidente Obama dijo, en conferencia de prensa, refiriéndose a la importancia de ese acto: “Pero lo cierto es que vamos a estar en mejores condiciones, creo, de realmente ejercer alguna influencia, y quizás entonces utilizar tanto zanahorias como palos”. Es decir, el gobierno de EEUU ratifica su propósito de derrocar la revolución cubana y, además, no descarta que, llegado el momento, dejen a un lado las “zanahorias” y arremetan a palos contra los cubanos. ¿Debemos ignorar esto? ¿Esos viajes a personas jóvenes escogidas no tienen nada que ver con tales propósitos? ¿Seguro que no?

      No olvidemos que en los últimos 20 años, el gobierno de Obama es el que ha destinado más fondos públicos a la subversión contra el sistema cubano, unos 159 millones 300 mil dólares (2009-2016).

      ¡Cuánta casualidad! Poco después de la visita de Obama a La Habana, el Departamento de Estado de EEUU anunció un programa de orientación para supuestos líderes jóvenes emergentes, de 800 mil dólares. Claro, tan cándidos como son, esto seguramente no tiene nada que ver con este programa de llevar muchachos talentosos cubanos a EEUU, además, con el fin de que regresen; pues es aquí donde los necesitan.

      ¿No son suficientes esos argumentos? Bien. Antony Blinken, subsecretario de Estado de EE.UU., dijo al diario español El País, el 27 de julio de 2015: “El embargo tenía buena intención (…) pero no ha sido eficaz en lograr sus objetivos. Lo lógico es intentar algo diferente. Creemos que abrir la relación es la mejor manera de alcanzar los objetivos que tenían aquellos que apoyaban el embargo”. Aquí está, de nuevo, la declaración, alta y claramente repetida: el fin sigue siendo exterminar a la Revolución.

      Está claro que el gobierno de los Estados Unidos, sus aparatos de inteligencia, las supuestas organizaciones no gubernamentales, sus aliados… van cumpliendo su plan: identifican y seleccionan sus agentes de cambio, y sueñan con que el cambio sea de sistema político. También, actúan para segmentar a la población cubana, fomentando rupturas raciales, intentan imponer términos como afrocubanos, no usado naturalmente en Cuba; desavenencias de género (tratando de exacerbar todo cuanto demuestre el odio oficial contra homosexuales, lesbianas, transexuales…), captando a jóvenes, a intelectuales (periodistas, artistas…), marcando conflictos generacionales.

      Es cierto, Estados Unidos tiene, desde hace mucho, planes de becas para estudiantes de todo el mundo, y también es el mayor ladrón de talentos del universo y el gobierno que más se ocupa de exportar su modo de vida, de exaltar su supremacía, de penetrar al máximo las culturas foráneas.

      ¿Por qué no permiten que los cubanos viajen libremente a los Estados Unidos, más allá de la caprichosa actuación de los funcionarios de la actual embajada de USA en La Habana? ¿Por qué no permiten el viaje libre de turistas de ese país a la Mayor de las Antillas? ¿Por qué continúan estimulando las salidas ilegales desde Cuba, la deserción de médicos de misiones en América Latina?

      El Comandante en Jefe Fidel Castro, curtido en el enfrentamiento de planes subversivos de todo tipo, conocedor de las maneras de pensar y de actuar los enemigos de la Revolución, advirtió, luego del anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas: “Sin ánimo de perturbar los dulces sueños de los que esto último piensan -destruir la Revolución por métodos seductores-, cumplo el cortés deber de advertirles que la revolución cubana no podrá ser destruida ni por la fuerza ni por la seducción”.

      Sin embargo, sería grave error no percatarnos de que la selección de esos estudiantes cubanos para que visiten Estados Unidos, forma parte, de manera clara e inobjetable de las acciones seductoras de quienes sueñan con que vuelvan los días cuando los marines estadounidenses, borrachos hasta los huesos, se sentaban sobre la estatua de José Martí en el Parque Central, de La Habana.
      No, amigo, no exageran los muchachos de la FEEM y la FEU. Hay que atajar a tiempo el mal. Ya, en su época, los caballos de Troya nos enseñaron de lo que son capaces.

      Respetuosamente;

      Eugenio Pérez Almarales