Vanguardias desde el cañaveral

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 22 febrero, 2017 |
11
FOTO Rafael Martínez Arias
FOTO/ Rafael Martínez Arias

Eduardo Aroche Ceruto derrocha sudor y energía en el tajo del cañaveral; las manecillas del reloj están próximas a marcar las 12 del mediodía de una calurosa jornada y busca, como en muchos otros días, exceder la tarea diaria.

Es el mejor machetero de la brigada de corte manual Pablo Veliz, perteneciente a la unidad básica de producción cooperativa (UBPC) Jagua, en el municipio costero de Niquero, en la provincia de Granma.

Vanguardia Nacional por 12 años consecutivos, ostenta con orgullo la distinción Hazaña laboral y la medalla Jesús Menéndez, entre decenas de reconocimientos.

Aroche Ceruto, con 59 años de edad, y 25 haciendo zafra en las que acumula   varios cientos de toneladas de caña enviadas a la industria, la cual dice amar como su compañera en la vida.

¨Me siento más cómodo cortando solo, no falto nunca al campo porque para mí los días de trabajo son sagrados e intocables.

¨Esta es una labor como otras y lo más importante es hacerla bien con responsabilidad, disciplina y compromiso.

¨Nuestra brigada sobrecumple la tarea diaria que es de 45 toneladas y hasta llegamos a picar unas 80 y yo aporto tres ó cuatro toneladas por encima del plan.

¨La disposición de todos es la mejor para contribuir a que el central Roberto Ramírez y Granma cumplan la producción de azúcar este año aunque enfrentamos problemas con los medios de trabajo por la mala calidad de las mochas y los guantes¨.

A este cooperativista fundador de la UBPC le brillaron los ojos cuando habla de la familia: ¨ tengo esposa y tres hijos; licenciados en contabilidad y educación y la menor es estudiante de medicina¨.

Otros macheteros que sobresalen son Miguel Verdecia Fonseca y Miguel Vega Pérez, quienes integran la mejor pareja de la brigada.

Ellos se complementan en el corte en tal grado que reciben el calificativo de La Combinada al promediar ocho toneladas diarias y un prestigio avalado además por la permanencia y entrega en el campo desde bien temprano en la mañana.

Así de ejemplar es el quehacer del frente de corte manual, alza y tiro niquereño que se ubica a la vanguardia al duplicar el cumplimiento de la tarea desde el inicio de la zafra, a lo cual se sumaron los obreros habituales de las UBPC Guaimaron, y El Este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Artículos como estos son de gran interés para los lectores, porque reconocen el trabajo de esas personas que dedican sus días a trabajos fuertes pero que los enfrentan con responsabilidad y con mucho amor por lo que hacen.

  2. Felicidades Eduardo, que decir a un hombre que por sus venas corre guarapo, es un digno ejemplo para la juventud cubana, sientase orgulloso de su labor y su familia también.

  3. Muchas felicitaciones para ese hombre que ha sabido entregar su tiempo , su dedicación y su esfuerzo en este sector , merecidos son los méritos que hoy tiene pues ha demostrado que con esfuerzo , abnegación y voluntad todo se puede.

  4. Tengo el placer de conocerlo personalmente, persona sencilla y humilde, que sabe lo que aporta cada día y lo hace con un orgullo que solo el, esos son los verdaderos héroes.