Vía libre a la inclusión educativa (+ audios)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 31 mayo, 2017 |
0
Ismari Tamayo Verdecia frente a su alumna con implante coclear FOTO/Rafael Martínez Arias

Incólume ha resistido el paso del tiempo -y el de cientos de estudiantes, maestros y profesores- por sus aulas y pasillos, la otrora Unidad Uno  de Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, inaugurada por el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, el 26 de julio de 1960.

El primero de los inmuebles concluidos en el complejo educacional erigido  por combatientes del Ejército Rebelde en El Caney, actual municipio de Bartolomé Masó, en la provincia de Granma, para los niños de la Sierra Maestra, hoy es la escuela primaria Seremos como el Che.

Sus aulas –en cuyas paredes quizás quedaron  impregnadas gotas de sudor del Guerrillero Heroico al acudir allí a realizar trabajo voluntario cuando el edificio estaba en construcción, las ocupan 79 alumnos.

Dos de los educandos tienen necesidades educativas especiales (NEE): una niña de primer grado con implante coclear(*) para contrarrestar su sordera, y un niño, de segundo grado,  diagnosticado con retraso mental leve.

El que esos infantes estén en la escuela mencionada y no en una de la Enseñanza Especial, se debe a la aplicación en Cuba de la modalidad educación inclusiva, consistente en que todos los niños y jóvenes, con y sin discapacidad o dificultades, aprenden juntos en las diversas instituciones educativas regulares.

Para asumir la inclusión de ambos escolares “hemos recibido asesoramiento por parte de especialistas de Educación y contamos con bibliografía especializada”,  dice Kenia León Cañete, directora de la Seremos como el Che.

“En mis 27 años de trabajo,  es la primera vez que me enfrento a esta situación, la cual me ha servido para adquirir nuevos conocimientos, pues me tengo que preparar más, intercambiar con médicos, logopedas, técnicos de rehabilitación, para que hablemos el mismo idioma”, expresa la Máster en Ciencias (MSc) de la Educación, Ismaris Tamayo Verdecia, entre cuyos 14 alumnos figura la pequeña con dificultades auditivas.

Para Mailín Podio Vargas, también MSc de la Educación,  ser la maestra del otro alumno con NEE en la citada institución educacional, resulta “novedoso, dedicar más tiempo a prepararme y una gran satisfacción poder hacerlo.

“Más aún,  ver que Isnier –así se llama el escolar- es un niño como los demás, muy espontáneo, participa en los matutinos, dramatizaciones, tardes de libros y festivales; que me ha enseñado a ver la vida con sus ojos.”

Mailín Podio Vargas dedica especial atención a su alumno con necesidades educativas especiales FOTO/Rafael Martínez Arias

Kenia León adelantó que esos alumnos “muestran avances en el aprendizaje y están evaluados de Bien”. Ismaris Tamayo y Mailín Podio, lo corroboraron, al mostrar cómo Aliana, -nombre de la niña con implante coclear- lee y escribe sílabas y palabras y conoce varios números; similar demostración, ofrecieron Mailín e Isnier.

Las tres educadoras resaltan la constante vinculación de las familias de esos educandos con la escuela, y contribución a su preparación.

Aliana e Isnier regalaron a los  integrantes del equipo periodístico que invadió sus respectivas aulas, miradas y sonrisas tiernas que nos llevamos en imágenes fotográficas, de televisión y en la memoria.

Al igual que ellos, otros mil 62 niños granmenses con NEE, están incluidos en aulas de Enseñanza Primaria.

La inclusión educativa en Cuba es una concepción que reconoce el derecho de todos a una educación de calidad y propone la oportunidad al aprendizaje, independientemente de sus características individuales.

Margarita McPherson Sayú, viceministra de Educación, plantea: “la educación inclusiva implica que todos los niños y niñas aprendan juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad”.

(*)El implante coclear es un producto sanitario, activo de alta tecnología que consiste en un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *