Viaje por la historia de Niquero

Share Button
Por Angélica Marel Pérez Sánchez | 9 febrero, 2016 |
0
Foto/ Rafael Martínez Arias.
Foto/ Rafael Martínez Arias.

A uno de los lados de la calle Céspedes,  en el municipio de Niquero, se levanta más majestuoso el Museo municipal, que reabrió sus puertas el último 22 de diciembre después de una reparación general.  

El ingeniero Edilmer Ceruto Mendoza, inversionista del sectorial de Cultura, explicó que se planificó solamente un mantenimiento, pero “cuando comenzamos a trabajar, nos percatamos de que la situación constructiva requería una reparación capital, con un costo final de 272 mil pesos en moneda nacional.

“La cubierta estaba colapsada y las estructuras de tablazón y teja francesa se encontraban en mal estado, razón por la cual las sustituimos por estructuras metálicas y zinc. Colocamos un falso techo de yeso y restauramos las 31 puertas y 14 ventanas dobles”.

Añadió que las paredes agrietadas y dañadas por la humedad, se enmasillaron y pintaron. Además, “reparamos las instalaciones eléctricas y las hidrosanitarias con respeto a la idea arquitectónica original”.

La especialista Yudelkis de La Era comentó: “La idea era lograr un montaje llamativo y lo más parecido posible a la identidad del pueblo, sin olvidar ninguna etapa de la historia. Requirió mucha investigación y rescate de objetos”.

EL MUSEO POR DENTRO

Luego de la reparación, que duró aproximadamente dos años, cuenta con 8 salas de exposición permanente, destinadas a la Comunidad Primitiva, a la presencia de corsarios y piratas en el territorio, a la historia del central azucarero y a la aparición de la clase obrera.

Además, una refleja sucesos de la última etapa de la Colonia y toda la Neocolonia, incluidas armas de la guerra de 1895, brazaletes del Movimiento 26 de Julio y pertenencias de combatientes niquereños.

En el Monumento Desembarco del Granma, en la comunidad de Las Coloradas, se encuentra una sala de extensión, con objetos e imágenes de aquel hecho, ocurrido el 2 de diciembre de 1956.

Los logros de la Revolución y de la cultura también tienen un espacio importante.

Los visitantes disfrutan de una serie de de fotografías, hasta entonces inéditas, confirmadoras de un antes y un después en la construcción de carreteras, viviendas…, que complementan la riqueza material e inmaterial que conserva la instalación.

MÁS CERCA DEL PUEBLO

El establecimiento de convenios con diferentes organismos es una de sus prioridades, porque “promover el interés por la historia y ofrecer la oportunidad de materializar y consolidar contenidos impartidos en los centros escolares, son objetivos esenciales para nosotros”, según palabras de Yanet Figueredo, directora del centro.

Isabel Sotomayor López, maestra de la escuela primaria Armando Mestre Martínez, manifestó que las visitas al museo constituyen un incentivo para los alumnos: “Es una opción favorable”, concluyó.

Verena Cruz Reyes, alumna de quinto grado, dijo: “Allí conocí elementos nuevos acerca de los primeros habitantes de la isla. Fue agradable”.

Un promedio diario de 30 personas asisten al lugar, tras la restauración.
La niquereña Odalis Fuente Pupo, agradeció a quienes realizaron la reconstrucción: “Le concede una vista más hermosa a nuestra ciudad”, expresó.

Miguel Santana Guerra, otro poblador, planteó: La labor de recuperación era necesaria para preservar los bienes patrimoniales que identifican y forman parte de la localidad”.

Carmen Morales Núñez y Teresita Domínguez Rivero, trabajadoras del inmueble, refirieron que la reparación influye de manera positiva en la conservación de los objetos. “Tenemos el honor de abrir al público las puertas de una instalación, con un proyecto museográfico novedoso, que es orgullo para quienes laboramos aquí y nos sentimos como en nuestra segunda casa”, manifestó Domínguez Rivero, fundadora del centro.

El Museo municipal de Niquero es el libro que mejor recoge la historia de ese pueblo y, sobre todo, el sitio perfecto para el reencuentro de los niquereños con sus raíces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *