Viengsay en Rusia, el robo de los aplausos

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 26 septiembre, 2016 |
0

viengsay-don-quijoteMoscú, – La actuación de Viengsay Valdés en la pieza Don Quijote pareció agotar los aplausos que el público pudiera dar aquí, tras una actuación memorable en el V Festival Internacional de Ballet del Kremlin.
Junto a la compañía del Ballet del Palacio Estatal del Kremlin, Valdés impregnó la cubanía a una Ketry que cautivó a más de seis mil espectadores en ese recinto dentro de las murallas del Kremlin que impidieron por largo rato su salida del escenario.

Gritos de Viva Cuba, los queremos o lindos en perfecto español se oyeron durante la extensa ovación que pasó más allá de todos los protocolos habituales para aplaudir a bailarines para convertirse en un improvisado homenaje al ballet cubano.

Apurada, en medio de todos los atuendos de la actuación, Valdés declaró a Prensa Latina que la versión de Kitry en el Don Quijote del Ballet del Kremlin es totalmente diferente a todo lo que ha hecho en ese papel hasta ahora.

Ya interpreté la del Ballet de Mariinski, la hecha por Anna-Marie Holmes para el Washington Ballet, donde hice el debut de esa versión, también con el Ballet de Donetsk, Ucrania, la de Oporto, de Portugal, y la cubana, entre otras, comentó Valdés, ataviada aún con el atuendo de Kitry.

Aún sin quitarse el tutu y en medio de la premura de quienes tanto la solicitan recuerda que en galas internacionales interpretó la Kitry en la versión rusa de Don Quijote junto a Ivan Vasiliev, afamado bailarín del Bolshoi.

Ahora es la segunda ocasión en que yo bailo en el Kremlin, pues la primera vez fue en el 2005. Fue el aniversario 80 de Maya Plizetskaya, comentó Valdés, reconocida como una de las mejores del orbe en la interpretación de la Kitry.

En aquella ocasión se hizo una función de Don Quijote y era  conjunta con todas las estrellas invitadas del mundo, coincidimos en que vinimos con Joel Carreño, yo interpretaba solo un fragmento del primer acto, apuntó aún con la respiración agitada de la actuación.

Vinieron tantos participantes en aquella ocasión que solo podíamos hacer una representación de la obra en el primer acto. Pero yo me quedé con los deseos de actuar allí por el escenario, el público, por todo, de haber hecho un poquito más, explicó.

Esta vez tuve la oportunidad de interpretar un ballet completo de Don Quijote con solo un par de ensayos en el escenario, y uno general por la tarde y apenas unas horas antes realizar la función, confesó.

La coreografía del Ballet del Kremlin para Don Quijote tiene más variaciones (bailes), además, empata el primero con el segundo acto. Es una versión requiere más esfuerzo, con muchos saltos y giros, que no se para, admitió la primera bailarina cubana.

Disfruté mucho al hacerlo e incorporé esta nueva versión a mi extensa colección de Don Quijote, un ballet que interpreto desde los 16 años y en el que me fui fogueando con diferentes versiones, apuntó.

Esto es un festival internacional que incluye varios clásicos como Giselle, La bella durmiente, Bayaderas y han invitado a figuras importantes del ballet en el orbe, con un elenco versátil, subrayó.

A pesar de haber hecho cosas muy importantes, esta era una de las funciones más esperadas para mí en este año, pues me preparé por mucho tiempo psicológicamente para ella, revela la estrella de la isla.

Sabía lo apretado de la agenda, el poco tiempo de ensayo y preparación, sobre todo, cuando se trata de una versión nueva, donde debes hacer algo completamente diferente y esforzarte casi el triple, reconoce Valdés.

Además, logramos hacer la versión cubana del Adagio del pas de deux, con lo cual pudo emplearme a fondo en los balances y otras cosas que puedo hacer, para así traer un pedacito de Cuba a esta producción como una forma de destacar nuestra compañía, enfatizó.

Por ser el personaje de la Kitry uno que domino tanto y sale natural, lo puedo enriquecer y darle muchos matices. Es como cuando caminas, puede hacerlo más lento o despacio o más coqueto, tienes como moldearlo y darles miles de aristas, señaló.

El personaje me pega mucho, por lo alegre, lo extrovertida en la escena, el fuego, la pasión por el baile, es decir, muchas cosas  mezcladas que y al interpretar la Kitry es muy natural para mí, opinó.

Además, para no caer en la rutina, puedo ser a veces más romántica al bailar con el personaje de Basilio, más sensual, más coqueta o con más comicidad, detalló la afamada artista.

En esta versión Kitry se puede desarrollar más porque tiene más intercambio con el padre Camacho, mientras Don Quijote la lleva de la mano y piensa: quién es este señor que me lleva, en fin la propia versión ayuda a la inspiración y creación, comentó.

Ahora tengo una agenda muy cargada, pues al volver a Cuba, en unos días salgo para un festival de ballet en Cali, y luego será el Festival Internacional de La Habana, es mucho trabajo, consideró.

Al referirse a planes fuera de su mundo del ballet para incursionar en otros proyectos con personalidades de la cultura cubana, afirmó que eso tiene que ver con la existencia de una linda oferta y de que se acerque una artista interesado y yo lo haría gustosa, declaró.

Además, me gustaría incursionar en el cine e interpretar un personaje que me ayudaría histriónicamente, reveló Valdés.

Si eres una bailarina, tú expresas y además hablas, se te verá un poco lo de bailarina en la escena y es otro tipo de actuación que ayuda a aprender a gesticular al estar cerca de la cámara y educa la expresión, el sentimiento, admitió.

Me gustaría incursionar en ello, pero no con cualquier personaje, sino con un proyecto interesante, que me aporte y yo con mucho gusto me plantearía hacerlo, abundó.

Respecto a la actuación en la enseñanza de los bailarines, afirmó que, lamentablemente, eso es un tema que ha quedado un poco estancado, pues se necesita que ello exista como enseñanza o consejo, opinó la primera bailarina.

Yo he aprendido de forma empírica, me nutro a partir de mi vida y mi propia experiencia, al reflexionar sobre como expresaría algo determinado y relacionarlo con esas expresiones en la escena, indicó.

Ahora mismo conversé con una bailarina norteamericana y me dice que me ve bailar desde que era niña. Me dice: “te admiraba tanto que veía todos tus vídeos”, contó la multilaureada bailarina.

“Verte hoy aquí me hace sentir que lo que estoy viviendo con tu maestría, solo con tu salida de la Kitry, esa soltura y forma tuya de moverte en la escena, eso me impresiona tanto que yo realmente estoy aquí alucinando de a verte visto en vivo”, narró Valdés.

Esas son cosas lindas que te puede decir una bailarina, porque te aprecia y algo que vas archivando y siempre queda así, para todas las audiencias, estimó.

Ahora mismo estaba en un teatro de seis mil lunetas, con un escenario casi el doble de la sala García Lorca, del Gran Teatro de La Habana, y te agotas más físicamente y además resulta un reto expresar para una audiencia tan inmensa, subrayó.

Pero lo he disfrutado mucho porque fue una oportunidad de hacer algo diferente. Las nuevas versiones te dan frescura y he interpretado mucho a la Kitry, pero con muchas versiones, lo que me permite incorporarle elementos diferentes de otras, afirmó Valdés.

Ello tiene que ver mucho con la vasta experiencia internacional adquirida que te permite darle frescura a tu carrera, sin estancarte ni encasillarte, explicó.

Puedes bailar lo mismo, si eres un artista malo, un bailarín mediocre, sino sabes hacer cosas nuevas, espetó.

En el ballet aunque soy incansable, no me gusta encasillarme, aunque ya he empezado a hacer profesora de ballet, a impartir clases y tomar ensayos en la compañía, admitió la estrella cubana.

Pero también siento que siempre que pueda venir un coreógrafo internacional a aportarte una obra nueva y explotar tus facultades, tus recursos histriónicos, estaría abierta a nuevos proyectos que me llenen, destacó.

En esa búsqueda sigues creciendo como artista, nunca paras. Son retos futuros, siempre que la agenda lo permita, apuntó.

Tal esfuerzo lo he hecho por muchos años y lo seguiré haciendo hasta que pueda, pues a esta carrera por ahora Alicia no le ha puesto techo para los 40 años.

A juzgar por su presentación en el teatro del Palacio Estatal del Kremlin, Viengsay Valdés seguirá robando aplausos por mucho tiempo más a miles de seguidores cubanos y en otros escenarios del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *