Entre el violín y las bambalinas

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 21 abril, 2018 |
0
FOTO Diana Iglesias Aguilar

La joven músico y actriz Claudia González Martí, hace girar su vida y aspiraciones entre los instrumentos musicales y la escena teatral cubana, conjugando los saberes artísticos para ofrecer un desempeño más acabado al Grupo de Teatro Callejero Andante, agrupación a la que pertenece.

Con voz suave, pero segura, invita a quedarse las noches de un viernes de cada mes en la Casa del Joven Creador de Bayamo, convence con su histrionismo y dulzura. Se llama Claudia y parece que nació para estar en un escenario.

Se graduó de violín en el nivel medio, en el Conservatorio de Música José María Ochoa de Holguín, pero no pudo escaparse de las artes escénicas, para las que estaba predestinada. Ahora al frente de la sección de artes escénicas de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), lidera una peña nocturna donde da muestras de  todo el universo vivido y las muchas potencialidades que posee.

Al graduarse en el 2012 coquetea con la pedagogía de la música y decide probarse como profesora del nivel elemental en la Escuela Profesional de Arte Manuel Muñoz Cedeño de Bayamo, durante cinco años alterna con la asesoría musical del Grupo de Teatro Callejero Andante (GTCA) hasta que un buen día queda atrapada en las bambalinas.

Nadie escapa de su destino, dice un viejo refrán. Hija de actores, fundadores de “Andante”, arrullada por los  ensayos y sueños quiméricos, parecía que la música la absorbería pero decidió conjugar las notas con el proscenio, y ahí está.

Como anfitriona de la peña de artes escénicas, Claudia invita a participar, a estudiantes de las artes, a jóvenes con proyectos teatrales, danzarios, musicales, audiovisuales, con el fin de integrar todos los quehaceres y saberes artísticos para el enriquecimiento espiritual.

La acompañan en la aventura sus colegas contemporáneos del grupo tetral, Carlitos Migueles guitarra en mano y dispuesto a evocar a la trova cubana, también los estudiantes de la Escuela Profesional de Arte Manuel Muñoz, y los intérpretes de Soul, proyecto musical que retoma los temas antológicos de la música cubana con frescos y motivadores arreglos musicales y vocales.

Le gusta organizar eventos, ¨A manos juntas¨ se llamó la cita para  estudiantes que formaban agrupaciones de pequeño formato en la EPA, y es que unirse y provocar alegrías no le es ajeno. Por eso se siente como pez en el agua aunando talentos para revitalizar los espacios en la AHS.

Evaluada como actriz desde  diciembre de 2017, Claudia no solo es parte del elenco de Andante, se destaca en obras que van tomando el vuelo de merecer reconocimientos: El mejor amigo, La virgen que aprendió a calcular, ambas del dramaturgo Soren Valente, director de Batida Teatro de Dinamarca, agrupación con quién la compañía bayamesa  tiene más de una década de relaciones artísticas.

Versátil, como lo exige la escena, declama, canta, danza, saca melodías a diversos instrumentos,  e invita, con absoluta certeza de que la noche del segundo viernes de cada mes será un motivo para crecer de la mano del arte en la Casa del Joven Creador de Bayamo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *