Voluntad sin límites (+ fotos)

Share Button
Por Annerys Isabel Arias Rodríguez | 3 diciembre, 2018 |
4
Ciro Gonzalo Tamayo Cedeño en la obra teatral El Donante FOTO/Orlando Fombellida Claro

Al finalizar su actuación en el Festival provincial de Teatro y Danza de la Asociación Cubana de Limitados Físicos-Motores (Aclifim), en Granma, me acerqué, tímida, a él, que estaba en una silla de ruedas y aceptó sonriente responder las preguntas que propuse hacerle.

Su historia va más allá de la de alguien con una discapacidad física o la de un simple aficionado a la dramaturgia. Ciro Gonzalo Tamayo Cedeño es un ejemplo de superación personal.

Es del municipio granmense de Yara. En su infancia fue atacado por una enfermedad poco común en la actualidad en Cuba, la poliomielitis, que lo marcó para el resto de su vida.

”Tenía apenas un año cuando enfermé, a raíz de eso sufro problemas en mi pierna derecha y me auxilio de un calipe ortopédico para facilitar mi  locomoción.”

Ciro, un hombre sin miedo a la vida FOTO/Orlando Fombellida Claro

El magisterio en las venas.

Viene del seno de una familia humilde que se esforzó para darle la mejor educación.

“Gracias al tesón de mis padres, logré graduarme en el año 1977  de Maestro Primario y ejercí la profesión por más de dos décadas, en la primera enseñanza, y en 1987 hice la Licenciatura en la Educación Primaria, en el  (entonces Instituto Superior) Pedagógico Blas Roca Calderío, de Manzanillo”.

Con el derrumbe del modelo socialista en los países de Europa del Este y la desaparecida Unión Soviética, a finales de los años 80 y principio de los 90, del siglo XX,  con los cuales Cuba sostenía cerca del 80 por ciento de su comercio exterior, se afectó el suministro de medicamentos a la isla y de  materias primas para elaborarlos.

Tal  situación impacta en la vida de Ciro, quien recae en su enfermedad y tiene que apartarse del magisterio por cuatro años.

de pie FOTO/Orlando Fombellida Claro

“Me sentía fuerte y con deseos de trabajar, así que en el 98 me presenté para ser reeperitado y comienzo de nuevo  mi vida laboral, ahora como subdirector de actividades en la Casa de Cultura de Yara.”

Al comienzo de la universalización de la educación labora como profesor adjunto en la Universidad de Granma, ocho años en la sede universitaria municipal de Yara y cuatro en el Instituto Superior Pedagógico Blas Roca Calderío, de Manzanillo.

“En una vinculación de la Casa de Cultura con la Asociación de Pedagogos de Cuba (APC),  de la cual era miembro, logré realizar una Maestría en Ciencias de la Educación, en el 2003, sobre el patrimonio histórico de Yara,  para ser utilizado en las clases de Historia.”

Ciro sufre otra recaída y los médicos le aconsejan alejarse definitivamente de las aulas, con el orgullo de haber realizado aportes significativos al sector en su localidad.

Tamayo Cedeño era un joven alegre, disfrutaba de las costumbres de la época y en el mundo de las notas musicales no se quedó atrás.

”Con solo 15 años, en 1975 integré como guitarrista la Orquesta Típica Yara; la agrupación gozaba de gran popularidad y recorrimos toda la isla.

“En 1977 participé en el Festival Nacional de la CTC, en el teatro Lázaro Peña, representando a la provincia de Granma; en el año 1980 fui fundador del grupo Yamará”.

En el 2012 Ciro participó en el concurso Sonal y Asonal de Música, ese mismo año se  presentó en el evento nacional de música en Pinar del Río, donde se alzó con el segundo premio, y en el 2015 estuvo en el Festival Nacional de Caibarién con la agrupación Son de Yara,  que obtiene mención destacada.

La carrera musical de Ciro Gonzalo sigue activa, pues no se separa de su guitara y canta cada vez que tiene la oportunidad, en las actividades de la Aclifim.  

“Me encanta escribir y ahora estoy esperando la publicación de mi libro Cuentos de monteadentro, para niños, que relata la vida en los campos cubanos.”

En la Aclifim Ciro encontró el lugar idóneo para canalizar todas sus ideas, y a personas maravillosas que están con él en todo momento.

“Mediante ella he participado en eventos deportivos de ajedrez, atletismo, lanzamiento del disco y de la bala.”

Con solo poner en su boca el nombre de la organización, se le ilumina el rostro y le brilla la mirada, está orgulloso de formar parte de ese maravilloso proyecto.

“Por mi activa colaboración estuve diez años en la dirección de la Aclifim, en Yara, y participé en algunos de sus Congresos Nacionales”.

FOTO/Orlando Fombellida Claro

¿Se considera un hombre feliz?

“Sí, tengo una familia maravillosa  -estoy casado  hace más de 40 años- y una hija.  Me siento realizado y con muchas ganas de vivir, con la Aclifim de la mano.”

Sus ojos azules, que desbordan vitalidad, me contaron, sin palabras, de otra faceta de alguien que no cree ni en las barreras del tiempo ni en las dificultades que impone la vida.

“Ahora estamos incursionado en el teatro, la obra El donante pertenece a nuestro grupo Sol Teatro, con dirección artística de Mirelis Naranjo Montero.”

El mensaje de la pieza es concientizar a la sociedad sobre la importancia de las donaciones de sangre para la medicina y la salud del pueblo cubano.

“Si yo no puedo tú puedes, todos podemos, voluntad sin límites”, así dice Ciro, de pie y sonriente, para concluir la presentación de El donante, mientras un imaginario telón no cae para cerrar el escenario, sube para abrirlo y dar paso a la vida.

Fue mi primera entrevista, en mis primeras prácticas laborales como estudiante de periodismo. Estoy segura que no la olvidaré, tampoco a mi optimista interlocutor.

Responder a Walter Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Annerys, estoy muy satisfecho por esta entrevista, conozco muy bien a Ciro Gonzalo, hemos compartido, fundamentalmente la etapa en que laboró en la sede universitaria de Yara y coincido contigo: es un entusiasta de todo lo que lo rodea, a pesar de sus limitaciones físicas, además lo conozco de toda la vida. APROVECHO PARA FELICITARLO POR ESTA NUEVA FACETA QUE ESTÁ DESARROLLANDO EN EL TEATRO y también mis felicitaciones para Mirelis.

  2. Hola Annerys: Si esta es tu primera entrevista en las primeras prácticas laborales debes ser la niña que hace sólo unos meses salió del Silberto (no es posible tanta coincidencia). Me alegra haber visto este trabajo, me parece estupendo. Un beso.

  3. Hola Annerys: Si esta es tu primera entrevista en las primeras prácticas laborales debes ser la niña que hace sólo unos meses salió del Silberto (no es posible tanta coincidencia). Me alegra haber visto este trabajo, me parece estupendo. . Un beso.