Volver al teatro siempre, estampas de María Teresa González Lavielle

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 20 enero, 2021 |
0
FOTO/ Diana Iglesias

Su vida está ligada al arte. Desde la profundidad de un barrio bayamés la deslumbraron los colores y el escenario. La vecindad y el crecer cerca de dos coterráneos que se convertirían en directores artísticos y fundadores del teatro en Granma, que vieron en María Teresa González Lavielle las potencialidades para la escena, la colocaron en el camino de las tablas al que una vez la vida obligó a una curva para luego seguir el rumbo y mantenerse en la mira de la crítica, el público y los directores y dramaturgos.


Le asustan los reconocimientos, trabaja duro sin pensar en ellos. Por aquello de que cuando llegan presagian un adiós, pero ella tiene más fuerza y salud que cualquier superstición.

Como actriz ha sido parte de los elencos los grupos Alas, Andante, Tiempo, la Guerrilla de teatreros y fundadora del Colectivo Teatral Granma por lo que su vida artística se extiende fecunda por más de 4 décadas.

Su quehacer pedagógico en las artes y la creación la llevan por dos veces a Venezuela, fundadora de la misión profesoral en las artes y luego en brigada artística junto al Grupo Andante que cumple treinta años este 2021 y como a María Teresa está dedicada la jornada de Teatro Villanueva del 19 al 22 de enero en Granma.

Hace más de un año la vida le puso varias pruebas, una detrás de otra, como suele pasar. Unos meses separada del mundo artístico la hicieron regresar con más fuerza y encarnó a la abuela de la obra Retratos, la más reciente puesta de Teatro Alas.

Mujer impetuosa y enérgica, se ha desenvuelto en innumerables roles, su madera da para el humor y el drama con la misma fuerza. Quién no recuerda a la dueña del bar en Noria? De personalidad cubanísima la caracteriza la alegría y la picaresca, que crece con el paso de los años.

María Teresa estudió sin embargo artes plásticas en nivel elemental, graduándose con deseos de enfilar la obra escultórica. Quizá tuviéramos una gran escultora ahora, pero tenemos a una actriz bien dotada de histrionismo y energías que ha recorrido las lomas y llanuras de Granma junto a la Guerrilla y Andante que ha hecho personajes masculinos, hasta indios en taparrabos!!! Y llegó en el 2020 y Fernando Muñoz con la propuesta de hacer el personaje de una anciana, algo que había deseado desde joven.

Un día ella dejó un lavado doméstico, conminada por Nolberto Reyes, para ir a fundar el Teatro en Granma y ese día la vida dio el giro que marca aún su sendero.

Y le quedan baterías para seguir haciendo Teatro. ! Salud María Teresa, que motivos hay para seguir viviendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *