Vuelven el Tridente y los goles; el Barça muerde con Messi

Share Button
Por AS | 6 agosto, 2015 |
0
Messi y Neymar
Messi se abraza a Neymar tras marcar al Roma. / QUIQUE GARCIA

Regresaron Messi y Neymar y volvió la alegría a un Barcelona que despachó el Gamper venciendo a la Roma por 3-0, un resultado que se quedó cortísimo viendo la producción ofensiva que desplegó el Barcelona, especialmente en la primera parte, cuando el equipo de Luis Enrique, con el tridente de nuevo sobre el campo a punto estuvo de hacerle mucho daño al equipo italiano.

Visto el partido de ayer, esto de las pretemporadas y las giras queda de nuevo en cuestión porque si hay calidad, lo de ir a correr y a jugar pachangas a Estados Unidos queda para los que no saben. Neymar y Messi, que debutaban ayer tras regresar de sus vacaciones, se sobraron para desarbolar al conjunto italiano en una salida en tromba en la que Szcesny, el portero de la Roma, tuvo que multiplicarse.

A los dos minutos, Leo ya tuvo su primera ocasión, un minuto después la tuvo Neymar y antes de llegar a los cinco, el argentino estuvo de nuevo a punto de marcar. Al ritmo de estos dos jugadores, el Barça puso cerco a la portería del equipo visitante. Rakitic y Rafinha tuvieron el gol en la punta de la bota hasta que Neymar marcó el primero a pase de Mathieu que centró al área tras un pase estratosférico de Messi.

Al argentino se le vio con muchas ganas, tantas, que incluso se llegó a encarar con Mbiwa en una jugada que no pareció nada del otro mundo. Cinco minutos después del incidente, Messi culminó una combinación entre Suárez y Neymar con un latigazo que supuso el 2-0.

El monólogo del Barcelona continuó con ciertos altibajos, pero dando siempre la sensación de tener el partido totalmente controlado y recuperando la solidez que se había puesto en cuestión durante los partidos de pretemporada en los que se echó de menos la jerarquía habitual. Una sensación que retornó en cuanto comparecieron en el campo Messi y Neymar.

En la segunda parte, ambos equipos bajaron el ritmo a medidfa que se sucedían los cambios. Rakitic animó el ambiente con un señor golazo desde fuera del área y cuando todo pintaba de color de rosa para el Barça, Jordi Alba pidió el cambio por problemas musculares. El partido languideció entre la desidia general únicamente alterada por el trabajo de Pedro, que quería despedirse del Camp Nou con un gol.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .