¿Y la Serie qué?

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 4 junio, 2020 |
0

En medio de la tensa situación epidemiológica por la COVID-19, ya comienzan a develarse algunos pormenores de la 60 Serie nacional de béisbol, cuya fecha de inauguración nunca será antes de agosto.

De hecho, la dirección del Inder pospuso o canceló todos los eventos hasta el 31 de julio, que unido a las seis semanas de preparación previa que tendrán los 16 elencos rumbo al clásico doméstico, se presagia que la voz de A jugar podría darse entre el octavo y el noveno mes del año.

Algunos adelantos se conocieron, esta semana, mediante el programa televisivo Bola viva, pero nada oficial, porque solo podrá tomarse una decisión, cuando la pandemia deje de ser un peligro para el país.

Como se dijo anteriormente, existen cuatro posibles variantes de estructura, en las que tratan de respetar los compromisos particulares de cinco encuentros (en subseries de 3 y 2 o viceversa), con juegos de martes a jueves, además de sábados y domingos, hasta que cada equipo sume 75.

Luis Daniel del Risco, jefe de regla y arbitraje de la Dirección nacional de béisbol, reveló que siempre habrá play off, con refuerzos, junto a la posibilidad de incluir los cuartos de final, o sea, avanzando los primeros ochos conjuntos de la etapa regular, lo que tornaría más interesante el campeonato.

Esa variante podría aplicarse, de arrancar el certamen en agosto y con la premisa de concluir a finales de enero. Así quedaría febrero para el alistamiento de la selección nacional de cara al preolímpico de marzo, en Arizona, Estados Unidos.

Otra muy similar se estudia, aunque acortaría la postemporada, eliminando la primera fase y atendiendo al inicio de la justa en septiembre.

En ambos casos, como en los restantes, sería prudente concertar en el calendario -al menos- una semana para la recuperación de partidos pendientes, un detalle que los organizadores no deben descuidar.

Tampoco debe obviarse el formato de las campañas anteriores, que en tiempo también debe ajustarse a lo que se busca y pretende; aunque -reitero- la última palabra no se ha dado.

Asimismo, se confirmó la posibilidad de llamar a la selección de las cuatro letras a peloteros cubanos que juegan en ligas extranjeras, pero después de repatriados, lo que genera tremenda polémica, al igual que otros temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *