Yamila Fuster Évora y su sentido de pertenencia al Hotel Nacional de Cuba

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 22 agosto, 2020 |
0
La Habana, – Cuando en octubre de 1992, hace ya 28 años, tras haberse graduado de Licenciada en Lengua Inglesa  y pasar un curso de entrenamiento, Yamila Fuster Évora comenzó a laborar como recepcionista del Hotel Nacional de Cuba, jamás se imaginó que la emblemática instalación turística marcaría profundamente su vida.

    Sus ansias de superación y el buen desempeño de su trabajo le permitieron de manera progresiva asumir responsabilidades como las de Especialista y Directora comercial, Relaciones Públicas, Gerente de Piso Ejecutivo y Gerente de Hospitalidad, cargo que ahora ocupa y abarca la calidad, las relaciones públicas y la historia del centro.
    En sus predios tuvo el privilegio de conversar con el líder histórico de la Revolución, Comandante en Jefe Fidel Castro, de conocer a otras tantas personalidades nacionales y extranjeras alojadas allí o participantes en eventos,  y a cientos de turistas foráneos, la mayoría de los cuales siempre se marcharon satisfechos de las excelentes atenciones del hotel.
   A quien hasta su reciente deceso durante varios lustros fue su director general, Antonio Martínez Rodríguez,  Yamila le debe mucho el amor y alto sentido de pertenencia al Nacional, por todo el ejemplo, dedicación, consagración, exigencia, humanismo  y espíritu de trabajo en equipo presentes en Tony, a quien consideró un padre más.
    Pero también en su condición de madre y esposa esta aguerrida cubana de 53 años, cienfueguera de nacimiento,  activa federada y con diversos reconocimientos en su vida, nos dice que ha tenido que sortear sus responsabilidades administrativas con las labores del hogar, bajo el principio de no llevar para la casa los problemas del centro laboral ni viceversa.
    Acostumbrada a la intensidad del trabajo de domingo a domingo, sobre todo cuando el hotel estaba lleno de huéspedes,  era sede de uno o más eventos o acogía a algún jefe de Estado o de gobierno –u otras figuras importantes-, ahora en tiempos de pandemia ella siente mucha nostalgia al ver vacíos o cerrados sus salones, pasillos, habitaciones y áreas exteriores.
    Cuenta que por razones de seguridad y protección del colectivo y para evitar cualquier contagio del coronavirus, hubo que reducir drásticamente el número de trabajadores, y solo una ínfima parte de ellos concurre al centro a realizar labores de mantenimiento y reparación junto a fuerzas constructoras especializadas y especialistas del Fondo de Bienes Culturales.
    Sí, porque en espera de que el país logre controlar la COVID-19 y pueda abrir sus puertas al turismo, por estos días, tal cual sucede en decenas de instalaciones del sector,  se mejora el confort y  se reacondicionan el hospedaje y los servicios a la nueva normalidad, pues es mayor la exigencia en materia epidemiológica,  de bioseguridad, de distanciamiento físico.
    Fuster Évora y la nueva dirección del Nacional están bien conscientes de los grandes retos, y por ello la cultura del detalle en todos los cambios que para bien se hacen, entre los que figuran el rescate del piso original de habitaciones y otras áreas, el mismo de cuando en 1930 se inauguró la emblemática instalación en el Vedado capitalino.
    Mas la Gerente de Hospitalidad se siente contenta y muy optimista no solo por la calidad con que avanzan las obras de mantenimiento y reparación de habitaciones,  salones y restantes predios, sino porque todos los días aprende de albañilería, carpintería, pintura y restauración junto quienes realizan estas tareas, además de llevar el peso de las redes sociales.
    Y la alegría aumenta cuando también clientes de diversas partes del mundo le escriben para contarle cuán ansiosos están por venir a Cuba y hospedarse de nuevo en el Nacional, el mismo hotel que hace 28 años acogería a Yamila como recepcionista y donde poco a poco encontró el sentido y la razón de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *