Zafra azucarera 2016-2017: Enidio Díaz por su décima victoria

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 16 marzo, 2017 |
3
FOTO Rafael Martínez Arias
FOTO Rafael Martínez Arias

Con un humo constante, y casi imperceptible vislumbro la chimenea del Enidio Díaz desde la carretera rumbo a Ceiba Hueca, en Campechuela. Impresiona el rojizo color del nuevo techado, en parte, del almacén de azúcar de la industria.

Febril es la actividad que encuentro en el escenario en esta mañana de marzo a semejanza del mecanismo de un reloj bien sincronizado. Camiones tirando de tráiler van y vienen erguidos a pesar del peso de la preciada carga con la materia prima. Manos diestras operan las grúas en la piscina y el basculador, mientras el área del tándem entra en plena acción.

Allí sus trabajadores y directivos libran una batalla por la eficiencia y en el quehacer productivo confirman el compromiso de contribuir a que Granma triunfe, lo cual manifestaron con elocuencia.

Santos Machado Yero, jefe de la Sala de análisis, dijo que la situación es favorable, con el 105 por ciento de cumplimiento del plan de producción del crudo y estar en condiciones para alcanzar la meta antes de cerrar la primera quincena de abril.

Calificó de sobresaliente el comportamiento en los principales indicadores, en particular los altos rendimientos, el recobrado industrial y calidad del producto, además de hacer un aporte de energía al sistema eléctrico nacional.

No obstante la caída de los estimados cañeros, afectados por la severa sequía, hay garantía del suministro de caña con el pelotón de corte mecanizado de la Case, desde la cooperativa de producción agropecuaria Omar Rivero, de Manzanillo.

Leonardo Álvarez Moreno, al frente del turno B, destacó que los resultados que exhibe la fábrica se deben al sacrificio y voluntad de los obreros que están decididos a cumplir por décimo año consecutivo.

Explicó que la estimulación diaria ha contribuido a los avances e informó que sobresalen las áreas de recepción, generación de vapor, planta eléctrica y los molinos, estas últimas muy complejas, lo que hace de la proeza algo cotidiano para poder minimizar el tiempo perdido.

“La disposición y el valor del personal para solucionar las roturas y enfrentar otras deficiencias que no dependen de nosotros es lo que hará posible el éxito”, puntualizó Álvarez Moreno.

Para Delio Jesús Sande Podio, quien cuenta con larga data y responsabilidades en el sector, recuerda las transformaciones en la agroindustria a partir de la década de los años 90 hasta ubicarla en los primeros planos en el país.

“Aquí prevalece el amor, disciplina y sentido de pertenencia; se palpa en el ascenso de las molidas, menos gastos de energía, más bagazo en la casa de calderas y azúcar para alcanzar mayores utilidades y salarios”.

El actual especialista cañero calificó al colectivo de históricamente aguerrido, que da respuesta a las necesidades en función de la tarea y puso de ejemplo el hecho de triturar en los molinos cantidades inferiores de materia prima para producir una tonelada de azúcar, aun cuando ha presentado déficit en el abastecimiento, por dificultades técnicas en la maquinaria.

Sin embargo, lo que más preocupa en el central es la negativa situación que mantiene la extracción de azúcar almacenada por la insuficiente transportación y aunque se la han buscando algunos paliativos, no se resuelve , lo cual atenta contra la producción y el pago de salario.

Javier Rodríguez Fuentes, al frente de la brigada B, responsabilizada con la carga del transporte automotor, subrayó que llevaban tres días, al momento de la visita de los redactores-reporteros, sin que entrara un carro; “la respuesta que recibimos es que no hay combustible y esto afecta al ingenio y a los trabajadores que cobramos por lo que hacemos”.

Mas, en el avance indetenible del Enidio Díaz, la jefa de zafra Dalia Figueredo Mesa ratifica la disposición de la fuerza de corte manual y mecanizado de cumplir la tarea con la entrega de suficiente caña, otro de los problemas, para que muela por encima del 75 por ciento de su norma potencial.

Ya de regreso, tras la despedida, nos sorprendió el ulular del silbato de la unidad que inundó el espacio del batey en mensaje de un colectivo acostumbrado a la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El Enidio Diaz nos tiene acostumbrados a un buen desempeño. Aprovechar la eficiencia fabril. Buscar soluciones al transporte para mantener los resultados y que los obreros puedan garantizar su salario

  2. Un sabor muy dulce me deja la lectura de este artículo. Cuánto orgullo siento por haber nacido en este pedacito de mi Cuba. Amor, sacrificio, bondad, humildad, son algunos de los calificativos para este pequeño pueblo, de personas maravillosas donde un NO no existe. Los abrazo con todo mi corazón. Y muchas felicidades por seguir siendo un ejemplo hermoso.