Canadá: Un gobierno en minoría, tal vez

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 3 octubre, 2019 |
0
La Habana, – Las elecciones federales en Canadá están a la vuelta de la esquina y el escenario de un posible gobierno de minoría encabezado por uno de los dos partidos tradicionales, ya sea el liberal o el conservador, toma cada día mayor fuerza.

Algunos analistas apuestan por la variante de la continuidad, el Partido Liberal, mientras que no pocos se abstienen de dar por seguro qué pasará el próximo 21 de octubre.

En materia de opinión pública, las encuestas -pese a que en ocasiones suelen ser engañosas- mantienen en la delantera en las últimas semanas al Partido Conservador liderado por Andrew Scheer, quien acusa al actual primer ministro, Justin Trudeau, de que miente ‘para encubrir escándalos’.

Para algunos, Scheer se alinea con las tendencias populistas en boga en Estados Unidos y Europa.

Una nueva comidilla ronda a Trudeau, ahora señalado por una polémica foto de su pasado que, según sus detractores, tiene tintes racistas.

La imagen, difundida por la revista estadounidense Time, muestra a un Trudeau de 29 años, sonriente, en una fiesta, vestido al estilo oriental con un turbante en la cabeza y con su rostro y manos pintados de negro.

El hecho, aparentemente simple, tiene importantes connotaciones en naciones como Canadá y Estados Unidos, donde aplicarse sobre la cara el color negro o marrón (conocido en inglés como blackface o brownface), es considerado una práctica discriminatoria.

Trudeau -que anda luchando por repetir otros cuatro años en el sillón de Ottawa- ofreció disculpas públicas, cuando aún sobre el gobernante pende la sombra de la crisis con SNC-Lavalin.

La compañía, una de las mayores del mundo en el sector de la ingeniería y construcción y con sede en Quebec, enfrentó junto a otras dos subsidiarias, acusaciones de fraude y corrupción por cerca de 36 millones de dólares en supuestos sobornos que datan de 2011.

Y Trudeau metió las manos en el fuego para evitar que SNC-Lavalin fuera a juicio. El caso provocó en la primera mitad del año la dimisión de dos ministras y hasta de su asesor principal, y esto lo afectó, sin dudas.

De hecho, los sondeos arrojaron entonces que el espinoso asunto pesaría en la decisión del electorado en los venideros comicios.

Pero hace poco, una pesquisa realizada por el Instituto Angus Reid de Canadá reveló que cerca del 60 por ciento de la población del país desaprueba la gestión del primer ministro, lo cual supuso niveles de aceptación que rondaban el 30 por ciento.

De acuerdo con recuentos de prensa, la estadística -recopilada en agosto- es menos de la mitad de la que tenía su predecesor, Stephen Harper, al terminar su mandato y es, quizás, una de las más bajas en la historia democrática del país.

A estas alturas, el peor enemigo que tiene Trudeau es… el propio Trudeau, a juicio de expertos.

RECUENTO DE AGENDA

El sociólogo Victor Armony piensa en la posibilidad de que el 21 de octubre no sea mayoría el electorado que se vuelque a las urnas por el Canadá virtuoso, pujante, con un lugar en el mundo que Trudeau prometió en 2015.

‘Ese mensaje sigue siendo atractivo, por lo menos para aquellos que votaron liberal en la primera elección’, expresó Armony a Radio Francia Internacional.

Durante su mandato, el gobierno liberal legalizó la marihuana, impulsó el reasentamiento de refugiados en Canadá, negoció un nuevo acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y México, y concluyó pactos comerciales con la Unión Europea y las naciones del Pacífico.

También supervisó la adquisición militar más grande en la historia nacional para reemplazar los viejos buques de guerra y aviones de combate.

Además, dio luz verde, pese a la oposición de los grupos ambientalistas y otros sectores de la sociedad, a la polémica expansión del oleoducto Trans Mountain.

La conductora opera desde 1953 y transporta en estos momentos alrededor de 300 mil barriles diarios de petróleo desde Edmonton (Alberta) a Burnaby (Columbia Británica).

En gran parte el crudo se extrae de arenas bituminosas, conocidas por su alto impacto ambiental. Estimados gubernamentales arrojan que con la segunda línea del Trans Mountain se alcanzarán los 890 mil barriles por día.

Para Trudeau la ampliación del Trans Mountain tiene más beneficios que costos, porque reducirá la dependencia exportadora de Estados Unidos, abriendo posibilidades en Asia.

Puntos a favor y en contra, de este último lado ‘existe el desencanto y el desgaste normal de una gestión, y también el escándalo por las faltas éticas que minaron la imagen de un primer ministro que hace todo bien, esa imagen de pureza e integridad que había encarnado Trudeau’, subrayó Armony.

LA LUCHA POR LA SILLA EN OTTAWA

La disolución del Parlamento el 11 de septiembre por la gobernadora general, Julie Payette, fue el pitazo oficial de arrancada de una carrera electoral de apenas 40 días.

Los canadienses elegirán a los 338 miembros de la Cámara de los Comunes. En 2015 los liberales obtuvieron un amplio margen que les permitió gobernar en mayoría ya que se hicieron con más de la mitad de los escaños de esa instancia del Parlamento.

La pelea se mantendrá cerrada con los conservadores, mientras el Nuevo Partido Democrático de Jagmeet Singh se afianza en el tercer lugar como fuerza política.

Más distantes -aunque con ganancias a tono con los sondeos- están el Partido Verde (Elizabeth May), el Bloque Quebecois de Yves-Francois Blanchet y el Partido Popular encabezado por Maxime Bernier.

Cuatro años atrás, Justin Trudeau emergió como la esperanza y la juventud dentro del panorama político no solo interno. Incluso, lo asociaron como la versión alternativa a la proyección nacionalista y conservadora de su vecino Donald Trump.

Sin embargo, en 2019 y casi al finalizar el mandato, la ‘esperanza’ Trudeau se desvanece. Sus perspectivas son inciertas.

Las tendencias indican que desde 1939 los primeros ministros canadienses han repetido en sus cargos. Mas en este ambiente no se puede predecir el resultado, ‘es como si alguien hubiera tirado el tablero al aire’, opinó Darrell Bricker, director de Ipsos, citado por Politico.

Tal vez, de lograr la reelección no sería con el mismo entusiasmo de los votantes en 2015 y tendría que conformarse este Trudeau debilitado en su imagen con subir al carro de las coaliciones para formar gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *