En La Pupa el futuro es prometedor

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 12 agosto, 2020 |
1
FOTO Rafael Martínez Arias

Visitar a la granja agropecuaria La Pupa, perteneciente al Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) y ubicada en el municipio de Bayamo, es una experiencia maravillosa, pues resulta sorprendente ver las óptimas atenciones culturales que se le dan a los cultivos.

El paisaje de este lugar está matizado por la diversidad de plantas, entre las que encontramos yuca, guayaba, mango y calabaza.

Según refirió Manuel Suárez Suárez, jefe de la granja, la producción que mejor se ha comportado en estos suelos es la de guayaba, que ha llegado a promediar 40 toneladas por hectárea.

“Aunque en estos momentos solo estamos recogiendo unas 10 toneladas, en los meses de septiembre, octubre y noviembre, que es el pico de la cosecha, de seguro aumentará”.

Otro de los sembrados que más llama la atención en este sitio es la calabaza empalada, una alternativa que permite atender mejor al cultivo, controlar más eficientemente las plagas y obtener mayores rendimientos con respecto a la siembra convencional.

“Esperamos obtener por cada plantón de calabaza unos 10 kilogramos, lo cual es significativo porque tenemos unos 24 mil plantones”, expresó Suárez Suárez.

Con respecto a la yuca han tenido algunos inconvenientes por la sequía, pero en los últimos días avanzaron y ya cuentan con 10 hectáreas sembradas.

“Aquí las producciones de cultivos varios- explica el jefe de granja- son escalonadas e intercaladas, para que en todos los ciclos tengamos producciones para abastecer a los diferentes integrantes del EJT y a los mercados que tenemos en las principales ciudades.

“Estamos pensando desarrollar un vivero para extraer las plantaciones, de modo que no tengamos que esperar a que nos lleguen o comprárselas a otros.

“Nuestra perspectiva es sembrar 34 hectáreas de guayaba, 44 de mango y 14, 68 de yuca, esta última para la alimentación humana y animal”.

El incremento de las producciones es otra de las prioridades de La Pupa, por eso sus trabajadores se encuentran inmersos en la construcción de varias naves para crear un coto porcino con razas criollas.

Sobre las aspiraciones y proyecciones de esta iniciativa nos detalló Edilfredo Ávila Bornot, veterinario de la Jefatura Territorial del EJT en Granma, quien aclaró que el objetivo principal es desarrollar e incrementar la mencionada raza.

Para ello se empleará un sistema de crianza semintensivo, en el cual los puercos estarán recogidos en el horario de la noche pero en el día se les realizará pastoreo con el fin de aprovechar las materias primas de los subproductos de las cosechas.

También se alimentarán con miel de caña, torula, palmiche, y se utilizarán siete cisternas para la confección de yogurt de yuca, de modo que cada una garantice un día de la semana.

“Este coto porcino se convertirá en un centro multiplicador del cerdo criollo, que es ideal porque está aclimatado a nuestro entorno, es muy resistente, y además no necesita una gran alimentación basada en piensos industriales, sino en los confeccionados con materia prima nacional”.

Con óptimos resultados la granja agropecuaria La Pupa saluda el aniversario 47 del EJT, convencidos de que aunque marchen bien los indicadores, nunca serán suficientes para satisfacer la demanda de un ejército y un pueblo, que aspiran y luchan por alcanzar la soberanía alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. La siembra de mango que es un frutal permanente en tierras fértiles que pueden ser empleadas en cultivos de ciclos mas cortos no debe ser una estrategia de la agricultura granmense si queremos ser un polo productivo y alcanzar la sostenibilidad alimentaria. Nuestras serranías albergan millares de plantas de mangos y otros frutales que no son cosechados eficientemente cuando no se pierden en el campo. Actualmente el país hace estudios para transformar el sistema de aseguramiento logístico , el acopio, la transportación y comercialización de productos agrícolas. Creo que se debería revaluar esa tendencia a plantar mangales en tierras de la cuenca del Bayamo y el Cauto. En las lomas sobra la materia prima y falta el transporte para trasladarlo. Lo irracional sería tener que aplanar las lomas para sembrar yuca o boniato.