En manos de mujeres producción avícola

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 23 agosto, 2019 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Con alegría y compromiso, los trabajadores, en su mayoría mujeres, cumplen en la cadena productiva avícola en Granma con la crianza de pollitas para el reemplazo de gallinas ponedoras, en la Unidad empresarial de base (UEB) Mancabo, de Bayamo.

Su misión es la de producir y comercializar los ejemplares de inicio, allí los atienden desde que nacen hasta  los 56 días y alcanzan un peso de 630 gramos cada uno, después van hacia las unidades de desarrollo.

Hasta la fecha, han entregado cinco mil 282 animales más que lo planificado. Igualmente, excedieron el plan  de productos agropecuarios y de carne en la ceba de cerdos y ovejos para el autoabastecimiento local.

Aliuska Torres Llópiz, directora de la UEB, destacó el cumplimiento del programa y que sus resultados son consecuencia del amor y la disciplina del colectivo al afrontar sus tareas.

Aliuska Torres Llópiz, directora de la UEB FOTO/ Luis Carlos Palacios

Torres Llópiz significó la importancia de este quehacer, porque de su calidad depende el desarrollo de la futura gallina ponedora, para asegurar la producción de huevos  con destino a la canasta básica familiar, el Turismo y la Gastronomía.

“Vamos por más, como nos ha convocado nuestro presidente Miguel Díaz-Canel”, subrayó la graduada  como médico veterinaria, en la Universidad de Granma.

Sandra García Valdés, quien acumula 15 años de experiencia como operaria, dijo que la clave del éxito  está en el dominio de las normas técnicas.

Sandra García Valdés FOTO/ Luis Carlos Palacios

La también secretaria general de la sección sindical  enfatizó en la vigilancia en el estado de salud de las aves, la desinfección del área, el suministro del alimento y del agua.

Damary Olivera Pérez, especialista en gestión de Recursos Humanos, subrayó que el sentido de pertenencia  hace que la fuerza fluctúe poco, sea laboriosa  y su calidad califica como excelente.

Informó que 22 compañeras integran la plantilla: 14 son operarias en las naves, tres especialistas, dos técnicas, otras en funciones de dirección, custodio y la actividad agropecuaria.

“Este es un trabajo muy técnico y, ante todo, te debe gustar, pues diariamente exige de conocimientos y entrega, resaltó la entusiasta mujer, quien se identificó como una seguidora de las publicaciones de algunos de los periodistas que visitaban, por primera vez, la instalación.

Mancabo, nombre de un cacique del lugar, se ubica en la zona conocida por El Horno  y  cuenta con 15 de las 20 naves en explotación en la que se crían anualmente más de 370 mil pollitas en el piso, las que proceden de incubadoras de varias provincias del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *