Más rigor contra los indisciplinados

Share Button
Por Osviel Castro Medel | 11 abril, 2020 |
1
Para la Fiscalía es rioridad agilizar los procesos, siempre respetando las garantías de los ciudadanos. FOTO/Osviel Castro

Multas de hasta cinco mil pesos y la prisión preventiva en los casos más graves se han aplicado en Granma a varios implicados en delitos vinculados a la COVID-19.

Yoannia Galafet Romero, fiscal jefa (en funciones) del departamento de procesos penales en la provincia explicó que el desacato, el acaparamiento, la desobediencia y la propagación de epidemias figuran entre las manifestaciones delictivas más frecuentes.

Asimismo, dijo que los autores de un robo con violencia en el hogar de una anciana, en Bayamo, fueron capturados y se encuentran en prisión provisional  mientras el caso sigue en investigación.

Estos individuos se hicieron pasar por personal de Salud Pública y de la campaña antivectorial para penetrar en la vivienda de la señora –quien se encontraba sola- y sustraer dinero, del que ya se ha recuperado una parte.

Galafet Romero señaló que el Código Penal cubano establece para el robo con violencia un marco sancionador de entre siete y 15 años de privación de libertad aunque en el artículo 53, inciso e, se expone que constituye un agravante “cometer el hecho aprovechando la circunstancia de una calamidad pública o de peligro inminente de ella, u otra situación especial”.

También se refirió a dos agresiones contra agentes del orden público, una en Río Cauto y otro en Bartolomé Masó; al respecto expuso que ambos transgresores se encuentran en prisión provisional y que el Código Penal prevé para el delito de atentado la privación de libertad de uno a tres años.

“Hay personas que no han interiorizado la complejidad del momento ni tampoco la importancia de la labor de que están realizando los compañeros de la policía; por eso se impone mayor severidad en las sanciones”, expuso la fiscal.

“Hemos pasado a una fase nueva, de mayor peligro –transmisión autóctona limitada-; por lo tanto tiene que existir mayor rigor en la aplicación de la ley. Como el riesgo ha crecido,  podemos presentar a estas personas a los tribunales y en lugar de multas administrativas de mil a dos mil pesos pudieran aplicarles sanciones de privación de libertad”, advirtió.

La fiscal acotó que es una prioridad agilizar la tramitación de todos estos procesos, una celeridad que va aparejada con las garantías comprendidas en la legislación cubana.

Además, habló de los menores que todavía circulan por las calles, un hecho eso que“constituye un riesgo potencial para la salud de ellos y la de su familia”.

Tales episodios, cuya responsabilidad recae en los mayores, son actos que van contra el normal desarrollo del menor, por lo que llegan a ser delitos; en consecuencia la Ley prevé sanciones de tres meses a un año de privación de libertad y multas de 100 a 300 cuotas.

“Lo principal es que los padres concienticen el papel que les corresponde como protectores de estos menores y de la familia. Les pedimos, por favor,  que traten de retener al niño la mayor cantidad de tiempo en la casa y propiciarle actividades útiles”, remarcó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hay que cambiar la leyes en estos momentos, privación de libertad por 50 años y trabajo en el campo sembrando caña o boniato, las leyes son muy suaves, demasiado suaves, para estos momento que vive mi Cuba.