Medallas, tras los obstáculos

Share Button
Por Andy Zamora Zamora | 29 abril, 2018 |
0
Eliade Álvarez Cordoví  junto a su entrenador / FOTO Andy Zamora Zamora

Eliade Álvarez Cordoví y Yuliana Ramírez Moreno ganaron medallas en las Olimpiadas Especiales realizadas recientemente en Matanzas. La noticia alegró mucho a los habitantes de Babiney, en Cauto Cristo, donde generalmente la promoción de jugadores a escuelas de deporte en Granma es poca.Este municipio y Jiguaní obtuvieron registros sobresalientes en Atletismo.

Acompañado  por el entrenador, llegué hasta la comunidad de Las Pulsianas para conocer al representante masculino de este territorio en la lid, practicante de varias modalidades en las que mereció galardones.

En su habitual horario de entrenamiento, comentó su satisfacción por alcanzar segundo lugar en Relevo, tercero en los Cien metros y cuarto puesto en Salto de longitud.

“Me siento contento, feliz y muy orgulloso, gracias a la Revolución. Mi familia me ayudó en todo, desde la casa me decían que yo iba a ganar, nunca me fallaron, expresó.

El adolescente refirió el aporte del profesor en su formación y seguridad para enfrentar el campeonato. También estimuló a los demás noveles a participar en eventos de este tipo.

“Me gustaría que otros compañeros también compitieran en estas oportunidades”, aseguró el estudiante.

Pero cuando, hace quince años, nació este campeón, los pediatras dudaban de su supervivencia, pues el alumbramiento fue pretérmino a los siete meses de gestación y solo pesó poco más de un kilogramo. Así lo confirmó su padre Eliade Álvarez Collejo, quien confió siempre en la capacidad de resistencia, velocidad y fuerza de su hijo.

“Eliadito es el alma de esta familia, fue una gran obra la del colectivo médico que lo atendió en el Hospital infantil cuando requirió de una atención tan especializada.

“Nosotros esperamos esa actuación del niño en esta ocasión, porque hicimos cuanto estuvo a nuestro alcance para ver cumplido ese deseo suyo.

“Quiero agradecer especialmente al profesor y a la Revolución. En otros tiempos (antes de 1959) un niño como él no podía participar en juegos como estos”, comentó.

El entrevistado, con la voz entrecortada por las emociones expuso que el joven, padece de un retardo en el aprendizaje y recibe un tratamiento educacional, familiar y de salud diferenciado. Por ello, la potenciación de sus habilidades, le permite a Álvarez Cordoví, conquistar su realización personal, más allá de sus capacidades cognitivas.

También cumplió su propósito Yuliana, de trece años, quien consiguió el segundo premio en la carrera cuatro por cien. Para lograrlo, precisó de responsabilidad en su desempeño.

“Mi mamá padece de una enfermedad psiquiátrica y eso no me permite convivir con ella. Me ayudan mi tía y mis vecinos, pero es un poco difícil estudiar y luego entrenar tarde en el Estadio Israel Oliva, para mantener buenos rendimientos en la docencia y en el deporte, manifestó.

“Me siento muy bien por este resultado, me prepararé mejor y espero ingresar a la escuela de deportes, adelantó.

Ramírez Moreno se interesó por el Atletismo desde pequeña, en los festivales de la disciplina a nivel primario.

Según valoró Digna Ramírez, su tía, la jovencita demuestra una independencia admirable para su edad, es preocupada por sus tareas en el hogar paterno donde convive.

Similares criterios comparte Yosbel Limas Pérez, entrenador de los dos medallistas y educador de Cultura física en la Escuela Primaria Vicente Quesada, de enseñanza especial:

“El proceso de preparación resulta un tanto complejo porque amerita de mucha perseverancia, autocontrol. La familia juega un rol fundamental para garantizar la motivación y concentración de los aprendices para presentarse en cada evento.

“Practicamos por las tardes, después del horario de clases. En ello también es vital la disciplina y la actitud para ellos desarrollarse como deportistas.

“Sus características son diferentes a las de otros niños, por ello la calidad de sus experiencias está estrechamente relacionada con el nivel de afectividad y empatía lograda en la relación pedagógica con ellos.

Los dos atletas mantuvieron sus condiciones adecuadas para este certamen y aunque en un primer momento Eliade no estaba incluido en la clasificación, demostró ser la persona ideal para abrazar el triunfo.

El objetivo fundamental de las Olimpiadas especiales es incentivar a la participación, por ello, las mejores medallas alcanzadas en Granma, son dos conquistadores de nuevos retos para el futuro de Cauto Cristo.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *