Pretexto para la cultura

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 12 mayo, 2018 |
0

El Festival del marañón es un pretexto para la cultura, me dicen los organizadores del evento comunitario por excelencia, de la localidad de Solís, ubicada a 15 kilómetros de Bayamo en la carretera hacia Manzanillo y perteneciente al Distrito Wilian Soler Ledea de la capital de Granma.

La cultura del cuidar, del preservar, del prever a través del aprendizaje y el incentivo para buenas prácticas  cotidianas en el cuidado de la naturaleza que es cuidar  la especie humana, es, pudiera decir, en resumen, la esencia de este evento donde participan niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos, profesores, amas de casa, artesanos, vecinos y los líderes formales comunitarios como la enfermera de la familia.

En la tercera edición el Festival del marañón reunió a cerca de medio centenar de intelectuales y estudiosos del medio ambiente y la pedagogía, procedentes de la Universidad de Granma, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, la Asociación de Pedagogos de Cuba y la Asociación Culinaria de Granma con el auspicio demás de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Bayamo.

Articulado por el evento teórico, donde se expusieron los principales resultados de investigaciones relacionadas en toda la provincia con el cuidado y conservación del medio ambiente, así como la prevención y toma de medidas ante el cambio climático, la cita tuvo espacio para concursos de dibujo que convocó a los pequeños y un concurso culinario donde predominaron las elaboraciones con el marañón como base alimentaria.

La exquisita fruta oriunda del nordeste brasileño es requerida mundialmente por sus propiedades nutricionales y medicinales estas últimas extensivas a la planta en su totalidad. El profesor José Áreas Mariño, de la escuela primaria José Tey de Solís, ha representado a Cuba y al proyecto Festival del Marañón en varios países vecinos de América Latina donde ha podido constatar el interés de la región por el desarrollo de proyectos de iniciativa local como el referido.

Rescatar  la cultura culinaria de las localidades, así como los ricos saberes empíricos en el uso de las plantas para el tratamiento preventivo y curativo de enfermedades agudas y crónicas, así como impulsar el desarrollo de comunidades alejadas de núcleos urbanos, son elementos a tener en cuenta en estos proyectos que irradian a varios grupos generacionales.

Para el Máster en Ciencias Luis Díaz Granado Bricuyet, de la Asociación de Pedagogos de Cuba en Granma, el Festival del Marañón es un proyecto sociocultural comunitario con amplias perspectivas, que ha de influir de manera directa en la vida de la comunidad, con el renacer en próximos años de la mini-industria para elaborar bebidas y conservas a base de marañón y otras frutas que se dan en la localidad, e impulsar así el desarrollo económico y social.

La cita para la cuarta edición del FEstival del Marañón es para finales de abril o principios de mayo del próximo año, previo a la llagada de las aguas de primavera, ya que aceleran la cosecha de la fruta. Hasta entonces distan doce meses de arduo trabajo, de talleres, investigaciones, de sudores en el campo a la espera de la germinación de nuevas semillas, de ensayos y errores de todos en la cocina para al final deleitarse con el exquisito y exótico sabor, olor y sensación que causa el marañón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *