Puertas abiertas a un bicentenario (+ fotos)

AMBIENTES INTERIORES Y EXTERIORES DE LA CASA NATAL DEL PADRE DE LA PATRIA, TÍPICOS DE UNA FAMILIA BURGUESA DE FINALES DEL SIGLO XIX Y PRINCIPIOS DEL XX SON REMODELADOS A LA LUZ DEL BICENTENARIO DE SU NACIMIENTO
Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 1 abril, 2019 |
1
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Faltaban dos horas para la media noche del 18 de abril de 1819, cuando el llanto de un recién nacido estremeció los apacibles corredores de la casa del callejón de la Burruchaga, llamado  luego de Mercaderes y hoy calle Maceo, en la Villa San Salvador de Bayamo.

¡Un varón, un varón Don Chucho!, vociferaba el aya Ignacia mientras Jesús María de Céspedes y Luque alzaba, como un trofeo, al primogénito suyo y de Francisca de Borja del Castillo y Ramírez de Aguilar.

Un hijo que por la tradición se llamaría Carlos Manuel, como antes lo fuera su abuelo, su bisabuelo, su tatarabuelo y otros antecesores directos de los Céspedes en Bayamo.

En la casa, también, nacieron tres hermanos de Carlos Manuel de Céspedes: Francisco Javier, Ladislao y Borja, en ese orden.

Para ese entonces, la señorial mansión solo disponía de una planta y es presumible que ostentara un techo de tejas criollas a dos aguas, característico de la época, además un aljibe, en el lugar donde actualmente se encuentra la fuente.

A la izquierda la Casa natal de Céspedes en el siglo XX

Según información recopilada por el museólogo Miguel Antonio Muñoz López, los primeros propietarios de la casa fueron precisamente los padres de Céspedes, quienes la mantuvieron en su poder durante no menos de 40 años hasta que en 1830 le vendieron la propiedad a José Manuel Medina, intendente de Hacienda que le añadiera en 1833 el piso superior.

Con el incendio de Bayamo se pierde la ruta que da continuidad a la propiedad del inmueble que conservó, en gran medida, su estructura original, pero se sabe que de 1844 a 1853 la casa fue habitada por Francisco Sánchez Perdomo, cuñado del antes mencionado intendente de Bayamo.

“A partir de aquí hay un vacío informativo, mas en 1877 aparece registrada a nombre de Don José Masía, comerciante manzanillero, quien poco después la vendió a Doña Teresa Catasús y Font, ciudadana española residente en Bayamo y, en 1894, pasa a manos de Mariano Castells Ferrar”, destaca Muñoz López.

Luego de esto la vivienda fue utilizada con varios fines,  como la celebración del primer culto de la congregación Bautista de que se tenga noticia en Bayamo (1902) y la instalación de un Instituto de Primera y Segunda Enseñanzas (1909- 1912).

“Desde 1909 era propietario Elpidio Estrada, Registrador de la ciudad, quien la cedió a la Municipalidad en 1915 para ser usada como Oficina de correos y telégrafos. Con su muerte, en 1919, la propiedad pasó por diversas manos, por concepto de heredad, arriendo, hipoteca, hasta terminar como patrimonio personal de Raúl Romagosa, último dueño conocido”, apuntó López.

Con el triunfo revolucionario pasó a ser definitivamente  del Estado cubano, quien trabajó en una restauración capital lo que  permitió abrir sus puertas como Museo Casa natal de Carlos Manuel de Céspedes el 30 de septiembre de 1968. Diez años después el inmueble fue oficialmente declarado Monumento Nacional.

VALORES ARQUITECTÓNICOS

Documentación archivada en la Casa natal describen la planta en forma de C, constituida por gruesos muros de ladrillo y argamasa, revestidos con enlucido de cal y yeso. Los pisos están cubiertos con losas de barro, de forma hexagonal y rectangular, a la usanza de la época, y el techo actualmente es de tipo plano, sistema de viga por tabla, muy sencillo.

El acceso al interior del edificio se realiza por altas puertas de madera de dos hojas, que dan entrada al salón principal. Esta habitación está delimitada por tres arcos de medio punto ornamentados con archivoltas y se comunica con las habitaciones interiores y con una fresca galería ampliamente abierta al patio interior.

Una recia escalera de caoba de dos ramas con pasamanos y barandas, iluminada por un óculo elíptico, conduce al segundo nivel de la casa.

Las características del inmueble no responden a un estilo único dentro de la arquitectura colonial cubana, Sin embargo, se puede asociar de manera general al estilo mudéjar, que predominaba en la zona sur de España  durante el siglo XV y que fue trasladado a Cuba después de la conquista.

Este consiste en una acertada combinación entre  la solidez y pesadez en el trazado de planta y los materiales de construcción usados en cimientos y muros; y la variada ornamentación de fachadas e interiores, con aprovechamiento óptimo de la luz natural y los espacios para la circulación del aire.

OTRO RENACER

Varias acciones de conservación se han emprendido en la majestuosa vivienda, algunas de las cuales le han valido el Premio Nacional de Conservación en 2014. Este 2019, a la luz del bicentenario del nacimiento de Céspedes, la instalación recibe una rehabilitación con el objetivo de aunar los dos niveles de la casa al discurso museográfico.

“Hoy proponemos integrar toda la morada a la vida y obra de Céspedes. En la parte alta se disfrutará del salón de las banderas que alzó Céspedes en la región de Bayamo y que portaron, por ejemplo, Adolfina Tamayo y Céspedes;  la que se alzó en Vicana el 9 de octubre del 68; la bandera que cosió Cambula en La Demajagua del 9 al 10 de octubre de ese propio año; las que confeccionaron las hijas de Perucho Figueredo; la que cosió Felicia Marcel Castellanos y que  se bendijera en el templo católico de esta ciudad el 8 de noviembre de 1868, y, por supuesto, la Bandera cubana símbolo de la nación”, apuntó Aldo Daniel Naranjo director de la institución.

 

Estos jòvenes ponen todo su empeño para lograr que la Casa Natal de Cèspedes,el Padre de la Patria, este lista para este…

Publicada por Rosa Maria Rodriguez Garcia en Domingo, 31 de marzo de 2019

 

Restauran Museo Casa natal de Carlos Manuel de Céspedes!!!!
FOTOS/ Luis Carlos Palacios

Publicada por La Demajagua en Lunes, 1 de abril de 2019

 

Otras aspiraciones se encaminan en el montaje de un salón de armas del ejército mambí, entre ellos, un exponente del modelo Remington que llevara Céspedes el día fatídico de su muerte; la exposición de obras de sus hermanos y la creación de una sala dedicada al patricio bayamés como abogado.

Un equipo de trabajo liderado por Luis Godual Martín Figueredo, por estos días se afanan en devolver al esplendor sendos jarrones de hierro que adornan el patio interior; trabajan en el lijado de las estatuillas, los bancos de mármol, y en la renovación de la cocina a la usanza de la época.

La Empresa provincial de la Construcción del Poder Popular acomete la remodelación de los baños: “Un trabajo de envergadura que implicó descorchar las paredes, resanar, enchapar e instalar nuevas redes sanitarias e hidráulicas”, describe Ramón Cámbar Espinosa, su director.

A su cargo también está la creación de un almacén nuevo con requisitos especiales de seguridad, entre ellos malla protectora.

“Los trabajos del pantry implicaron mantenimiento al piso, paredes, la iluminación y el falso techo. Se ejecuta un corredor con estructuras de metales enmascadaras y se crean oficinas para el estudio de la vida y obra de Céspedes. También se acciona en la sustitución del piso existente, por racilla de mejor calidad”, destacó Espinosa.

Accionar en la preservación del inmueble de Carlos Manuel de Céspedes, ese que le viera gatear, dar sus primeros pasos y años después transformar su rostro por la salida del bigote y las entradas en la frente, es una manera también, entre otras, de honrar al “hombre de mármol”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. La Casa Natal del Padre de la Patria Cubana; nuestro Carlos Manuel de Céspedes, cuanta historia recoge esta casa, hoy museo bayamés, aquí se dio por vez primera el 17 de Mayo de 1905, el Primer Culto Cristiano-Evangélico y Protestante de Bayamo, la actual Provincia de Granma, el de la Iglesia Bautista, nos sentimos honrados los cristianos de Bayamo; M.N., de saber que en el mismo sitio donde naciera el Padre fundador de la Patria cubana, naciera el Evangelio de Jesucristo para Bayamo, la actual Capital de la Provincia de Granma.