Regreso a casa

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 18 mayo, 2018 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Después de efectuar 15 partidos, los Incansables de Granma regresarán a sus predios, este sábado, en la continuación de la fase final de la 103 Liga cubana de fútbol, que animan seis equipos.

Así, el duelo ante el potente Ciego de Ávila, en la cancha Conrado Benítez, de Jiguaní, signará el estreno del once granmense como local, durante la presente temporada.

Los alumnos de Ramón Marrero arriban a la cuarta jornada de la hexagonal ubicados en la tercera posición; además, suman tres puntos, debido a una victoria -2×0 sobre Sancti Spíritus- y par de reveses.

Coincidentemente, vienen de caer 0x2 frente a Santiago de Cuba (6), puntero de la clasificación y principal favorito a la corona, aunque también cedieron 1×2 en la apertura de la etapa conclusiva ante Pinar del Río (5), escolta de los indómitos.

Pero el plantel avileño avanzó por méritos propios a esta instancia; de hecho, es el conjunto con la artillería más poderosa: 28 goles anotados en los 14 encuentros celebrados, incluyendo los partidos 12 de la clasificación, por 16 los granmenses.

Y como si fuera poco, tres de sus jugadores, Álvaro Pérez (siete), Jesús Rodríguez (seis) y Osmel Núñez (cinco), secundan al líder anotador Ruslan Batista, quien exhibe ocho.

Con el aval que llegan los rivales a tierras jiguaniseras debe mantenerse en alerta la defensa granmense, una de las más castigadas desde el inicio del campeonato en febrero pasado.

Esas y otras razones confirman lo difícil que resultará ante su público el choque para los Incansables, aunque también tienen atributos, como el buen toque al balón y contar con el olfato a gol del medialunero Batista, quien debe encontrar en Adonis Ramos, autor de tres dianas, su complemento de cara a la portería contraria.

Marrero y sus muchachos buscarán en el terreno un buen resultado, para así continuar soñando con otro podio, cinco años después de la medalla de bronce que consiguieron en la edición de 2013. De todas maneras, ya merecen aplausos y el respeto de toda la afición balompédica de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *