Rendirán tributo a caídos en combate para liberar Jiguaní

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 19 diciembre, 2020 |
0
FOTO/Rafael Martínez Arias

Con la colocación de ofrendas florales en el Panteón de los caídos por la defensa; en el de los mártires de la liberación de Jiguaní y en el de San José del Retiro, los jiguaniceros hacen patente este sábado 19, su perenne homenaje a quienes, 62 años atrás, liberaron a su territorio, regándolo con la ardiente y valerosa sangre de varios de ellos.

Yulaine Yamilé Fajardo Diéguez, primera secretaria del Comité municipal del Partido Comunista de Cuba (PCC), en Jiguaní, dijo a La Demajagua que en cumplimiento de las medidas sanitarias para prevenir la Covid-19, no se realizarán, como en igual fecha de años anteriores, la concentración popular y peregrinación hasta la necrópolis en la que reposan los restos mortales de caídos durante el combate para liberar a Jiguaní, el 19 de diciembre de 1958, y en otras acciones combativas tanto dentro como fuera de Cuba.

EL PRIMER ESLABÓN

Una densa, fría y pegajosa neblina cubre la planicie y dificulta la visión, al entablarse el combate antes del amanecer. El olor a pólvora y el sonido seco de los disparos enardece a los rebeldes enfrentados a fuerzas del ejército de Fulgencio Batista que se dirigen a Bayamo.

Convencidos de que serán derrotados, los soldados gubernamentales proclaman la rendición. Confiados en la honorabilidad de aquellos, los insurrectos abandonan sus posiciones y ponen de pie.

En ese momento una mujer civil que viaja con los casquitos, los arenga a pelear y estos abren fuego. Sus balas siegan la vida de Juan Pérez Olivera, Inocencio Black Barroja, Miguel Reinaldo Grenot Ivonet, Arael Arias Montero, Ciro Arias Fonseca, Lesme Pérez Alonso, Nelson Corría Naranjo, Ramón Acuña Labrada y el capitán (ascendido póstumamente a comandante) Ignacio Pérez Zamora, hijo del legendario comandante Crescencio Pérez.

La respuesta es contundente.

Así narra Hugo Armas Pérez lo acontecido en la finca San José del Retiro, a unos tres kilómetros del centro urbano de Jiguaní, el 19 de diciembre de 1958, fecha en que dicha localidad se suma a la lista de territorios liberados por el Ejército Rebelde, durante su lucha iniciada tras el desembarco de los expedicionarios del yate Granma, dos años atrás.

Hugo Armas, historiador del referido territorio, califica el hecho como primer eslabón del plan del Comandante en Jefe, Fidel, en su marcha hacia Santiago de Cuba después de ganar la batalla de Guisa, desarrollada en los días finales de noviembre de ese mismo año, pues “esta jurisdicción era una plaza importante, a la que se les sumarían poco después otras como Baire, Maffo, Contramaestre y Palma Soriano”.

Jiguaní, que según los historiados en lengua aborigen significa Arena de Oro o Río de Oro, se mantiene fiel a su hermosa tradición patriótica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *