Jorge de la Nuez, una víctima del crimen en Barbados

Share Button
Por Agencia Cubana de Noticias (ACN) | 6 octubre, 2020 |
0

Artemisa, – Mucho se conoce sobre la voladura del vuelo 455 de Cubana de Aviación en Barbados el seis de octubre de 1976, lo que pocos saben es que un artemiseño, Jorge de la Nuez Suárez, fue una de las víctimas de este atentado.


Nacido en Güira de Melena el dos de enero de 1939 en un hogar de pocos recursos, nunca dejó de ser alegre y auxiliar a los demás, por lo que abandonó sus estudios a los 10 años para trabajar en varios oficios con el objetivo de ayudar a su familia y en cuanto pudo incorporarse al proceso revolucionario lo hizo sin pensarlo dos veces, porque para él, lo más importante era la familia, los amigos y la patria, relató su hermana Blanca.

Añadió que en su quehacer patriótico primero participó en la lucha clandestina contra el régimen de Batista repartiendo propaganda y tras el triunfo de la Revolución en la toma de los cuarteles de la Guardia Rural y la Policía en el municipio, en la persecución y aprehensión de varios delatores de la dictadura y en el acto fundacional de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) el 28 de septiembre de 1960.

Paralelamente inició su preparación militar que luego le serviría para organizar la Milicia Nacional Revolucionaria de la demarcación y actuar como Jefe de la Primera Compañía del Batallón 180, con el cual participaría en la limpia del Escambray y la primera victoria sobre el imperialismo en América en Playa Girón el 19 de abril de 1961, recuerda Eloy Valle Miranda, amigo entrañable y compañero de luchas.

Su trayectoria política y su incorporación a cada tarea llevarían a Jorge de la Nuez a integrar el Comité del Partido Comunista de Cuba (PCC) y, posteriormente, ser elegido como líder de los núcleos del Partido en el sector de la Pesca y, dentro de ella, en la división camaronera.

Nilma Ravelo Cabrera, directora del Museo Municipal de Güira de Melena, detalló que en 1976, durante el ejercicio de sus funciones en este sector, Jorge fue enviado a la República de Guyana para comunicar las orientaciones y ver a los compañeros que laboraban en los centros de Acopio y de Pesca, y a su regreso, el 6 de octubre de 1976, abordó el avión en Barbados y murió en el brutal atentado terrorista.

A 44 años del atroz acto, muestra de la crueldad ejercida por el imperialismo yanqui contra el naciente gobierno, Jorge vive en cada persona que trabaja por ver florecer a la Revolución cubana y su corta edad, solo 37 años al morir asesinado, refleja la entrega de los jóvenes artemiseños que a lo largo de seis décadas han trabajado, e incluso derramado su sangre, por construir un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *