Mambí: Un seudónimo símbolo de patriotismo (+ videos)

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 15 octubre, 2018 |
0

El término «mambí» fue empleado originalmente en el siglo XIX por las tropas españolas para calificar a quienes se levantaban en armas con el ánimo de lograr la independencia del sistema colonial, reinante desde hacía más de tres siglos en varios países de América.

El vocablo, de origen africano, tenía un significado totalmente peyorativo, toda vez que había sido construido sobre la raíz mbí, que tiene numerosas acepciones despectivas en la lengua bantú.

 

#Salud Granma

El Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes, ubicado en Bayamo, llega a 51 años brindando sus servicios a la población. En acto efectuado en el frente de la entidad se reconoció a fundadores del hospital, colaboradores internacionalistas y trabajadores destacados.

Publicada por La Demajagua en Jueves, 11 de octubre de 2018

 

#LaDemajagua150

¿Qué sucedió realmente en #Cuba el #10deOctubre de 1868?

Publicada por La Demajagua en Martes, 9 de octubre de 2018

 

#Cuba

¿Cómo llega Céspedes al ingenio #LaDemajagua150 ? ¿Fue siempre de la propiedad del Padre de la Patria este ingenio? Estas y otras interrogantes vinculadas al #10deOctubre tienen respuesta en el siguiente audivisual

Publicada por La Demajagua en Martes, 9 de octubre de 2018

 

Los españoles comenzaron a usarlo en Santo Domingo al referirse a los insurgentes que luchaban para derrocar al colonialismo a mediados del siglo XIX.

De la cercana nación pasó a Cuba, luego del levantamiento de los patriotas comandados por Carlos Manuel de Céspedes, quienes iniciaron la lucha independentista el 10 de octubre de 1868 en el ingenio La Demajagua de Manzanillo.

«Mambí» quería decir, en sus disímiles significados, insurrecto, bandido, criminal, revoltoso, infame, malo… lo mismo que en tierras africanas, según se explica en la enciclopedia digital cubana (Ecured).

El arte militar en la contienda del 68

El Grito de Yara, la epopeya iniciadora (+ fotos y videos)

Sin embargo, por una de esas paradojas de la historia, debido al heroísmo derrochado durante tres décadas por el Ejército Libertador, aquel término despectivo se convirtió con el paso del tiempo en un símbolo de dignidad y valentía, en un apelativo honroso.

Esa reversión drástica del significado de la palabra se debió a que los «mambises» cubanos, con apenas armamento y otros recursos materiales necesarios en la guerra, habían propinado innumerables derrotas a un poderoso ejército, al cual a fines del siglo XIX, tenían prácticamente derrotado y desmoralizado.

Aquellos bravos hombres que con el machete en la mano se lanzaban veloces hacia los ibéricos, despertaban un temor cual si fueran seres salvajes, pero nada más lejano de la realidad, porque detrás de esa fiereza habían personas con alma noble y corazón tierno, solo que aprendieron que no había otra alternativa que el combate para alcanzar la ansiada libertad.

Ser mambí dejó de ser una ofensa porque la historia enalteció a quienes llevaron con orgullo tal calificativo. Como una medalla en el pecho y hasta como un acto santificante, consideraban esa palabra aquellos que abandonaron la paz de sus hogares para partir a la manigua y desde allí pelear como gigantes por un Cuba libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *