“No porque sean mis hijas, pero fueron obedientes y estudiosas de niñas”

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 23 mayo, 2018 |
20
Las hermanas Inés (a la izquierda) e Ileana Trinchet Mendoza ( a la derecha), víctimas del accidente aéreo en La Habana. FOTO/ Cortesía de los familiares.

Silencio y tristeza encuentro en la casa número 18 de la calle Pío Rosado, de Bayamo. La tarde de mayo que llego con la más difícil de las encomiendas periodísticas que me ha tocado en los 36 años de labor en esta profesión.

Se trata de acercarnos a los familiares de las hermanas Inés e Ileana Trinchet Mendoza, quienes perdieron la vida en el accidente aéreo del viernes 18, cuando el avión Boing 737-200, arrendado por Cubana de Aviación se desplomó al despegar de La Habana con destino a Holguín.

Rinden homenaje en Bayamo a matrimonio víctima del accidente aéreo (+ fotos y audios)

Primer Secretario del Partido en Granma expresa sus condolencias a familiares de las víctimas (+ video)

Confirman a ocho granmenses entre las víctimas del accidente aéreo (+ video)

Un dolor inmenso se percibe en el ambiente, pero no hay gritos, ni desesperos, sólo alguna que otra lágrima enjugada con movimientos lentos. En las paredes varias fotos de mujeres sonrientes muy parecidas entre sí.

Dora Mendoza Gómez las trajo al mundo y las crió, es una persona fuerte, mucho, para poder conversar sobre ellas, mostrar las fotos desde que eran pequeñas, hasta que ya adultas, se graduaron ambas de Licenciatura en Economía, se casaron, y tuvieron dos hijos cada una, hembra y varón, para luego, ser abuelas por partida doble.

El destino tronchó sus existencias a los 56 años a Inés, y a los 52 a Ileana, cuando tenían sueños, anhelos y añoranzas que no pudieron hacer realidad.

“No porque sean mis hijas, pero fueron obedientes y estudiosas de niñas, respetuosas y disciplinadas de jóvenes y magníficas madres y trabajadoras de adultas, no tengo quejas de ellas. No puedo expresar con palabras lo que siente mi corazón, no sé incluso si podré aguantar este golpe tan tremendo”, dice con angustia Dora, y agrega.

“Mire, valga todo el apoyo que estamos recibiendo, los vecinos están ahí, incondicionales, el delegado de la circunscripción casi se ha mudado para acá, del policlínico Bayamo nos chequean varias veces al día y nos situaron una sicóloga para ayudarnos a enfrentar la difícil situación, y qué decirle de los dirigentes del Partido y el Gobierno”.

Ada Mendoza Gómez, tía de ellas, y sus respectivas hijas, Inés e Ileanita, las describen como entusiastas, decididas, alegres, cumplidoras, activas, que participaban en todo, y principalmente familiares y amigas.

Inés, por una treintena de años trabajó como Subdirectora de Precios del Poder Popular de la provincia de Santiago de Cuba, donde residía, y donde fue reconocida durante mucho tiempo como Cuadro Destacado.

Ileana, por su parte, muy cumplidora con sus deberes laborales, al momento de su deceso estaba peritada por enfermedad, pero su último centro de trabajo fue Medilip como jefa de Control Interno.

Sus vecinas Isabel Zamora y Yanet Castañeda las catalogan como personas de bien, mujeres sencillas, nobles y laboriosas, y a Ileana, con la que más alternaron por haber vivido siempre ahí, en el barrio, la recuerdan como ocurrente, preocupada y servicial con sus semejantes.

La casa número 18 de la calle Pío Rosado, de Bayamo está de luto, pero el dolor de sus moradores está repartido entre muchos, en todo el país. Allí, a la zozobra se une la solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Desde q salimos de la vocacional de Holguin en el 82 mas nunca la vi hasta ahora con esta Triste noticia, Ileana estudio en el grupo de mi hermano Luis Alberto; la vida nos Pone en diferentes rumbos, y no por ello dejamos de recordar a companeros de nuestra juventud; lleguen a sus familiares nuestro mas sentido pesame.
    Jose Enrique (Cheo), vocacional de Holguin 1976-1982

  2. Dolor profundo desde que conocí la noticia del accidente, multiplicado cuando supe que entre las víctimas estaban Inés e Ilianita, las conocí desde niñas, fui compañera de estudios de Inés en la secundaria y el preuniversitario, de ahí que compartí con las tres hermanas y sus padres. Excelente familia. El valor no me acompañó para llegar al lado de Dora, pero quiero que sepa que mi corazón la acompaña en estos momentos de dolor

  3. Mis condolencias en nombre de toda la familia, por tan triste pérdida, de nuestra querida Ileana y hermana, fuerza para seguir su ejemplo, y el recuerdo nunca se borra de todos los momentos lindos que se compartieron con ella, igualmente su hermana, el destino es impredecible, las recordaremos como eran, y deseamos QPD por siempre, nuestro pésame y nos unimos a su dolor.

  4. Somos del mismo CDR No.1 y puedo asegurar que Iliana Trinchet Mendoza era el alma de esa organización en el lugar. Entusista con excelentes relaciones y una gran ncapacidad de comunicación. Su hermana Inés cuando llegbaa su casa transpiraba alegría. Creo interpretar la herencia de sus padres, Emilio, combatiente ya fallecido, pero no olvidado y Dora Mendoza, mujer para respetar por su capacidad de afrontar los infortunios y ser capaz de transmitir disposición para no dejarse vencer. Recuerdo eterno.

  5. Inés era muy buena amiga mia, sentí mucho su pérdida al igual la de su hermana, llegue mi más sentido pésame a sus familiares y amigos.

  6. Mis condolencias a sus familiares. Perder a un familiar o cualquier persona que haya sido muy querida siempre va a ser un dolor muy grande. En estos casos lo mejor es rezar por los que quedan apenados por la partida de seres tan queridos ya que tendremos que acostumbrarnos a vivir sus presencias que dejo un gran vacío con sus fallecimientos.

  7. Mis condolencia para la mamá y los hijos de Iliana, ella vive serca de mi casa y se como era de buena madre y muy preocupada por su familia, les deceo mucha fuerzaa los familiares.

  8. Dora.
    Gran amiga de los años. Con dolor recibí la noticia; estoy a 9 horas de mi Cuba; siempre te recuerdo con mucho cariño; eres como una madre para mi; aquellos primeros pasos que di en el INDER de Bayamo. Nunca te olvidé porque fuiste un vivo elemplo de la mujer cubana.
    A toda tu familia; vaya mi más sentido pésame; pero te pido fuerza, en este momento crucia, la muerte no es verdad; cuando se ha cumplido con la obra de la vida.
    Un gran abrazo.
    Richard Almaguer López.

  9. Mis condolencias a sus familiares. Isabel, una hermana de ellas trabaja aquí, en la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila. Esta tragedia ha afectado a todo el pueblo cubano.

  10. MI MA SENTIDO PESAME A SUS SERES QUERIDO LAMENTO PROFUNDAMETE ESTAS PERDIDAS Y A TODOS LOS BAYAMESES ESTAMOS DE LUTO Y CUBA ENTERA ESTA DE LUTO MTAN ..NYC

  11. Cierto Iliana compañera mía en Acopio provincial Granma Vi crecer sus hijos
    Era una gran madre y preocupada me sorprendió cuando ví las personas que fallecieron Dios te amo te adoro coje las hermanas trinchet, Mendoza y demás caído en el trajico accidente Amén

  12. Me uno al dolor de mi país,provincia y pueblo,además de la vecindad,pues vivo en esa calle muy cerca, además fui compañera de trabajo de Ilianita la hija de Iliana. No hay palabras que describan la tristeza que nos acompaña desde el viernes,las lágrimas no dejan de rodar por mis mejillas,se me aprieta la garganta y el corazón ante tantas pérdidas,solo desear paz eterna para todos los fallecidos. El dolor compartido es más fácil de soportar.

  13. Siento mucho, Dios sabe el dolor que me abruma, es difícil no hay palabras para expresar tanto dolor..
    Sólo pedir que Dios les de fortaleza.

  14. Vivo en la habana hace 9 meses despues de haber vendido mi casa en la calle Mariano Corona de esta ciudad de Bayamo, vecina cercana de iliana y su familia, compañera de escuela de mi hermana, quienes la describimos una muchacha sencilla, agradable, muy buena madre, y muy estudiosa cuando era su compañera de escuela, a los familiares, vecinos, amistades, le reiteramos el dolor que tambien sentimos por esta perdida tan terrible, nos unimos al dolor tan profundo, que dios las acoja para su eterna paz.