¿Quiénes sostendrán el desarrollo futuro?

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 30 mayo, 2019 |
0

De acuerdo con las proyecciones definidas hasta el 2030, para esa fecha la población cubana estará en el entorno de los 11 millones 179 mil 628 habitantes, es decir, sin crecimientos con respecto a la actual; la edad promedio ascenderá a 44 años, y el grupo de 60 años y más representará cerca del 30 por ciento del total de cubanos.

Con esos elementos que preocupan dentro de nuestra dinámica demográfica, los delegados a la Asamblea Provincial del Poder Popular en Granma, reflexionaron en la reciente novena sesión ordinaria (XII período de mandato) del órgano, quiénes, después de ese año, sostendrán el desarrollo del país.

El debate, de ese general a lo particular, apuntó a la responsabilidad de todos los actores de la sociedad, naturales y jurídicos, con una estrategia nacional que tiene en cuenta lógicamente el impacto que provocarán esos comportamientos en los diversos sectores de la vida económica, pero también en lo social, y que sobre todo busca soluciones efectivas para transformar las realidades actuales.

APUNTES PARTICULARES

Un informe base para el análisis, detalla entre otros aspectos que, por ejemplo, en el 2017, la tasa media anual de crecimiento de Granma fue de -5,2 por mil habitantes, signo negativo mostrado por 12 municipios, y Campechuela a la cabeza con -11,8.

Solo Bayamo creció poblacionalmente, aunque algunos entienden que el dato no es tan significativo, pues puede tener relación con la emigración interprovincial (en este caso tal vez intermunicipal), factor que, junto a la disminución de los nacimientos y el aumento de las defunciones, caracterizan la dinámica demográfica 2017/2016.

La provincia no difiere de las estadísticas nacionales que reflejan cómo la edad media pasó de 27 años en 1970 a 40,5 en el 2018, y que desde 1977 no ha vuelto a alcanzarse el adecuado nivel de reemplazo de 2,1 hijos por madre; incluso, hace 40 años que las mujeres cubanas dejan como promedio menos de una hija al concluir su etapa reproductiva.

Tal escenario avizora un aumento en la demanda de servicios de geriatría y gerontología, además de los vinculados con la seguridad y la asistencia social; en tanto sitúa a Cuba próxima al umbral de lo que se ha dado en denominar una nueva Era Demográfica, caracterizada por una economía envejecida, en la cual los recursos económicos consumidos por las personas mayores sobrepasarán los gastados por niños y jóvenes.

LA ESTRATEGIA

Un amplio intercambio se produjo en torno a la implementación y consolidación del programa de atención a las parejas infértiles, en el que deben ajustarse muchos factores que les faciliten a estas el acercamiento de consultas, especialistas, tratamientos.

Pero el asunto no se constriñe solo a esa gestión, sino a un complejo universo de soluciones a problemáticas que conocemos, y en el cual deben intervenir todos los sectores.

Una encuesta sobre el particular arrojaría, sin dudas, opiniones relacionadas con circunstancias económicas, latentes necesidades de mayores ingresos, círculos infantiles, viviendas…

Y respuestas a esos estados de cosas pretende dar la estrategia nacional, la cual en ningún modo depende solo del Estado, sino de lo que todos los territorios sean capaces de lograr en el progreso de vitales programas sociales y económicos.  Entonces cada uno de nosotros tiene una cuota de responsabilidad en la materialización de la citada estrategia.

Como advirtiera Manuel Santiago Sobrino Martínez, presidente del órgano de Gobierno en la provincia, la responsabilidad transita desde una más efectiva atención a las parejas infértiles, hasta lograr, por ejemplo, que el sector del deporte pueda influir más en que las personas de la tercera edad se sientan con mayor dinamismo para alargar su vida laboralmente activa, cuando así lo deseen.

Transformar la dinámica demográfica actual no es capricho ni entusiasmo, pensemos como dijo la delegada a la asamblea, Coralia Chacón Benítez, directora de la Oficina Nacional de Estadísticas en Granma, si no provocamos un cambio, en el 2025 no tendremos reemplazo.

“Aunque Granma tiene hoy entre el total de provincias, el duodécimo lugar en el envejecimiento, agregó, para entonces, si no tenemos más jóvenes, ¿quiénes sostendrán el desarrollo?”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *